Noticias

Con la cancelación del Galaxy Note 7, Samsung perdería $17 billones


Estos días han estado protagonizados por Samsung y el gran fiasco que resultó ser el lanzamiento del Galaxy Note 7. Entre las noticias que han salido hoy, la OEM coreana ha confirmado que detendrá la producción de su último buque insignia, recomendando también a todos los usuarios a que apaguen y devuelvan dichas unidades a las compañías telefónicas y demás tiendas de donde lo hayan comprado.

Pues todo este asunto con las baterías, las cuales han provocado 92 casos de incidentes en los Estados Unidos, le puede costar muy caro al fabricante. Según los analistas, la cancelación de los 19 millones de Galaxy Note 7 que se tenía previsto para su comercialización, generaría una pérdida por $17 billones. Estamos hablando de una cifra nada despreciable, aunque de todos modos Samsung tiene la espalda para hacerlo con los $69 billones de los cuales dispone.

Pero a pesar de poder sobreponerse al impacto financiero, recordando que durante el tercer trimestre le ha ido muy bien, el recuerdo del Note 7 puede perdurar de tal manera en el mercado que las personas pensarán dos veces antes de hacerse con otro teléfono. ¿Quién puede asegurar que el Galaxy S8 no presentará los mismos problemas de sobrecalentamiento? Si de hecho, cuando se creía que Samsung tenía la situación controlada luego de descubrir cuál había sido el problema que originó esto, se reportaron nuevos casos de unidades reemplazadas (con una nueva batería) que se prendían fuego.

Uno de los reportes que más han dado vuelta en el mundo ha sido el de Brian Green, quien ha tenido que bajarse del avión junto con el resto de los pasajeros luego de que su móvil se comenzará a deformar por el calentamiento. También hubo reportes en donde los usuarios han sufrido lesiones, por lo que a Samsung ya le esperan dos juicios.

Por otro lado, compañías como Apple y Google aprovecharán la drástica medida que ha tenido que tomar la firma asiática, ya que muchos preferirán comprarse el iPhone 7 Plus o darle una oportunidad a los nuevos Pixel y Pixel XL. Mientras tanto Samsung apostará por aumentar la producción de los Galaxy S7 y S7 Edge para paliar una posible migración masiva de consumidores hacía otras opciones.

Vía | Reuters