PlayStation 4 Everybrody Gone to the rapture Videojuegos

Everybody’s Gone to the Rapture ya tiene fecha de salida


Uno de los juegos que más incertidumbre nos despierta ya cuenta con una fecha de lanzamiento. Se trata de Everybody’s Gone to the Rapture, un título desarrollado por The Chinese Room, (los mismos creadores de Dear Esther) exclusivo para PlayStation 4, el cual está programado para salir a la venta el 11 de agosto.

La fecha fue provista por su director, Dan Pinchbeck, quien también nos acercó el sitio web oficial del juego en donde encontraremos imágenes exclusivas, música, y artículos que nos ayudarán a conectar las piezas de la trama, los cuales no se encontrarán en ningún lado. En dicha web, el director nos comparte algunos comentarios sobre lo que significa haber trabajado en este proyecto. “Este juego ha sido un trabajo de amor por los últimos tres años. Hemos sido afortunados de trabajar con un pequeño grupo con increíble talento y desarrolladores apasionados para crear una experiencia que creemos es diferente a cualquier otra cosa.”  

También tenemos un nuevo tráiler que nos muestra un observatorio mientras se percibe la silueta brillosa de una persona, lo cual nos deja con más intrigas sobre esta inusual historia, que nos mete en la piel de seis protagonistas que sobreviven al apocalipsis. En Everybody’s Gone to the Rapture nos encontraremos en el pueblo de Yaughton Valley, un lugar completamente deshabitado luego de la desaparición de todas las personas. Allí deberemos explorar los pacíficos y silenciosos alrededores para reunir datos que nos ayuden a armar el rompecabezas y conocer sobre los hechos ocurridos.

El juego está creado por los británicos de The Chinese Room en conjunto con Santa Monica, y para su desarrollo se ha empleado el poderoso motor CryEngine, el cual se puede constatar con los bellísimos gráficos que ostenta.

Sin dudas que estamos ante un juego único que nos muestra otra mirada o versión del fin del mundo, sin fuego ni meteoritos cayendo del cielo, bajo la mirada de los cuatro jinetes del apocalipsis (aunque tampoco estaría nada mal la versión clásica ¡jajaja!).