Videojuegos

Far Cry Primal reseña


Ubisoft es uno de los estudios más prolíferos en la industria de los videojuegos, ofreciéndole al jugador una serie de títulos que no pasan desapercibidos. Así, la compañía francesa se caracteriza por desarrollar juegos de gran calidad, ya sea en lo que respecta a su apartado gráfico como en su sistema de juego, de manera que su última entrega para esta actual generación, el salvaje Far Cry Primal, continúa en esa misma línea.

Ambientado en una era bastante particular y poco explotada como la Edad de Piedra, Far Cry Primal le brinda una experiencia sólida al jugador, como bien nos tiene acostumbrados a lo largo de la franquicia desde su primer lanzamiento en 2004. Y es que aquí se dejan las cómodas armas de fuego para dar paso a un arsenal primitivo, aunque extremadamente letal, haciendo de los combates algo un poco más desafiante y que requerirá de toda nuestra atención a la hora de leer los movimientos de nuestros enemigos, sean estos miembros de tribus enemigas o animales salvajes.

Haciendo uso de las bondades que nos ofrecen las consolas de última generación y del excelso rendimiento que ostenta una PC de punta, Ubisoft Montreal ha sabido transportarnos más de 10.000 años antes de Cristo en un mundo donde todo conspira en nuestra contra, y donde el concepto de “subsistencia” nunca ha estado tan presente en un Far Cry. Primal comparte los mismos elementos que conforman a la franquicia, con un exótico mundo para explorar libremente y plagado de amenazas que yacen latentes en todas sus formas, pero es capaz de incorporar cosas nuevas en su sistema de juego como detallaremos más adelante.

Tranquilamente se podría tratar de una nueva IP, pero aquí se nota la estrategia comercial por parte de los ejecutivos de Ubisoft al incluirlo dentro de una muy reconocida franquicia, algo que moviliza mucho más a los jugadores y a los fans a probarlo. Es bastante entendible tratándose de un título que pretende alejarse del confort de lo cotidiano, abogando por algo más fresco en esta industria a la que se le pide innovar, por lo menos en lo que se refiere al contexto situado de esta interesante experiencia en primera persona.

Aquí encarnamos a Takkar, un hombre de las cavernas que forma parte de los Wenja, una tribu que es atacada por miembros de otra tribu. Nuestro deber es reconstruir la tribu Wenja buscando a los miembros que se encuentran esparcidos por todo el valle de Oros, mientras nos enfrentamos a amenazas en forma de bestias salvajes, como los tigres dientes de sable, osos, lobos, rinocerontes, hienas, y los majestuosos mamuts (entre otros animales), como así también a los guerreros de las tribus Udam e Izila.

 Far-Cry-Primal-c

Dile adiós a las armas de fuego y a la cierta protección y seguridad que te brindan las peleas a distancia. Nuestro amigo Takkar, o sea tú, deberá batallar haciendo uso de mazos, lanzas, y arcos que fabricará al recolectar materiales por el camino, aunque también hay lugar para unas muy practicas bombas de abejas. No resulta extremadamente difícil, ni mucho menos, pero no será tan fácil darle con una flecha a un tigre o a cualquier otro felino mientras se encuentra en movimiento. A la hora de enfrentarnos a otros humanos podemos recurrir al sigilo, ayudándonos también con los animales que adiestremos. Cuando nos encontramos con dos enemigos en algún puesto, podemos encargamos tranquilamente de uno, mientras ordenamos a nuestro fiel amigo de turno a que vaya por el otro. Es genial ver a un leopardo acechando a nuestro enemigo con cautela de forma automática cuando nosotros nos agachamos.

Hay una plétora de bestias imponentes que podremos controlar y dar órdenes para que ataquen a nuestros enemigos, además de defendernos de otros animales con los que nos topemos. Lo que si hay que decir es que a pesar de que nuestro personaje se hace llamar “el señor de las bestias,” no te sientes realmente uno. Y es que a la hora de adiestrarlos simplemente debemos arrojarles un pedazo de carne y pulsar el botón cuadrado (en PlayStation 4). Me acuerdo que en Red Dead Redemption era toda una proeza domar a los caballos (por los menos a los de pura raza), y cuando lo hacías, te sentías un “señor de los caballos.” Los desarrolladores debieron crear un sistema de adiestramiento un poco más complejo que sea capaz de ofrecerle al jugador la satisfacción de domar una bestia como un dientes de sable.

 Far-Cry-Primal-a

Junto con lo anterior, el título tiene otros puntos flojos, como es el caso de la trama, la cual no logra alcanzar picos de tensión como en otras entregas. Por su parte, el villano no tiene el mismo carisma de Vaas Montenegro o Pagan Min (como tampoco el protagonista). Aunque es cierto que estamos hablando de una época muy diferente en donde no hay lugar para esa clase de villanos con un sentido del humor bastante retorcido. Algo que me ha sorprendido es la falta de algo tan básico para esta clase de juegos como lo es un sistema dinámico del clima, de forma que no veremos ni una gota de lluvia caer sobre nosotros. Lo mismo ha sucedido de forma inexplicable en Far Cry 4. Claro que no atenta contra la experiencia de juego en sí, pero sin dudas esto es algo que los desarrolladores de Ubisoft van a tener que cambiar para los próximos proyectos si quieren dotar a sus fantásticos mundos renderizados con mayor realismo.

 Far-Cry-Primal-b

Ya que hablamos de sus mundos, aprovecharé para hacer hincapié en los espectaculares escenarios que Primal tiene para ofrecernos. Veremos cataratas, ríos, lagunas, montañas nevadas, prados, y bosques, todo realizado con un nivel de detalle a destacar. La naturaleza que nos rodea es capaz de hipnotizarnos, quedándonos observando sus bellísimas postales que se generan cuando la luz del sol logra colarse por la copa de los árboles, o cuando vemos a una manada de mamuts sobre un río. Esta clase de juegos nos confirma la gran importancia que resulta la evolución gráfica en los videojuegos, siendo un elemento trascendental a la hora de ofrecernos experiencias capaces de sumergirnos en una realidad a base de polígonos.

Far Cry Primal es un juego sobrio que no te dejará indiferente cuando lo pruebes, pero que sin dudas tiene cosas para corregir y mejorar. No llega a ser sobresaliente, pero a su vez es loable que Ubisoft nos entregue una aventura que se aleje de la pólvora y que lo cambie por las piedras, la madera, y el cuero, conectándonos más con nuestros orígenes.

 

Evaluación

Comentario final

Far Cry Primal nos lleva a la era más salvaje del hombre, arrojándonos en medio de un mundo repleto de bestias que nos verán como su almuerzo y tribus caníbales que nos verán como su cena. Haciendo uso de nuestras habilidades para domar a los animales nos abriremos paso en esta interesante aventura. Aférrate a tu lanza y explora los bellísimos paisajes que esperan ser descubiertos en esta primitiva aventura que Ubisoft nos ha ofrecido para esta actual generación.

Puntuación total 80%
Puntuación de lectores
0 votos
0