God of War 3 Remastered PS4 Videojuegos

God of War 3 Remastered reseña


Continuando la labor que nuestra añeja y querida PlayStation supo llevar durante su generación, su hermana menor, la PlayStation 2, ha sido cuna de juegos y franquicias que han tenido un fuerte impacto en la industria de los videojuegos. Uno de los casos más resonantes es sin dudas el título creado por David Jaffe, hablamos de God of War, un juego que ha causado un enorme revuelo desde su debut para la consola más vendida de la historia.

God of War llegó de la forma más brutal a la consola de Sony, recibiendo elogios y críticas positivas tanto del público como de la prensa especializada, por lo que ya se veía venir una secuela de la historia del antihéroe más antihéroe de los videojuegos (me cuesta acordarme de alguien peor que Kratos). God of War II retomaba la historia exactamente en donde nos habíamos quedado, con el guerrero espartano convertido en el dios de la guerra y haciendo uso de su poder y su capacidad de despotismo absoluto (dejando a Ares como a un bebé de pecho), lo que le valió la expulsión del Olimpo.

Con el final más épico que se haya realizado en toda la industria del entretenimiento, el juego daba por sentado la continuidad de la historia de nuestro enajenado héroe, cerrando el destino de Kratos con God of War III (por lo menos hasta el momento). La tercera entrega exclusiva para PlayStation 3 culminaría la venganza del hijo de Zeus de una manera gloriosa en todos los sentidos; los gráficos eran de los más vistosos en su momento y empleó todo el potencial de la consola para ofrecernos los escenarios y los combates más espectaculares y emocionantes, digno de una épica mitológica.

Con la llegada de las nuevas consolas de última generación se ha aprovechado la oportunidad para remasterizar algunos de los títulos más excepcionales de la pasada generación. Así tenemos el caso de The Last of Us, GTA V, Gears of War, Halo, Uncharted, y por supuesto, el que hoy nos trae aquí: God of War III. Siempre es una buena excusa desempolvar esta clase de juegos y volver a vivenciar la experiencia que supo brindarnos y que ha quedado arraigado en nuestros recuerdos, y si hablamos de una remasterización, pues más aún.

God of War III es, al igual que sus anteriores entregas, un título que desprende una brutalidad explícita, mientras que por momentos sabe aportar una buena dosis de sofisticación y elocuencia mediante puzles con una complejidad digna de resaltar (de los mejores que se hayan visto en los videojuegos). Y en este caso particular nos encontramos con una trama que entraña un sentimiento de venganza visceral, y por momentos difícil de comprender. Kratos se enfrentará contra todos los dioses, semidioses, y titanes que quedan remanentes de una guerra que él mismo ha provocado, prácticamente desde el inicio de GoW II cuando Zeus lo mandó al inframundo por motivos bastante compresibles (el espartano estaba sacado y había que frenarlo), algo que al “fantasma de Esparta” – que lleva las cenizas de su hija y su esposa impregnadas en la piel – no le ha gustado nada, por lo que juró vengarse.

Kratos se dispone a perseguir su venganza hasta las mismísimas últimas consecuencias sin importarle nada, destruyendo todo a su paso y provocando el caos como si fuera una especie de Doomsday griego. Es tal la alienación y su ímpetu por ver a Zeus muerto que la historia no tiene mucho para ofrecer más que la pura y más omnímoda destrucción. De hecho, aquí seremos testigos de una de las situaciones más fuertes que nos tocará vivir – sin dudas – en un videojuego con el pobre de Helios. También hay una parte de esas en la que dices, “¿con qué necesidad?”, cuando nos obligan a utilizar a una mujer inocente como si fuera un “palo” para detener un engranaje, teniendo que llevarla bajo la súplica desesperada de una pobre alma que ya se encontraba lo suficientemente atormentada cuando la encontramos encadenada en los aposentos de Poseidón (recordemos que los dioses de la mitología griega no se molestaban en invitar a cenar a las mujeres para conquistarlas. Eran más ortodoxos y prácticos en ese sentido ¡jajaja!).

Esta clase de locura mórbida y sin escrúpulos es la que representa a Kratos y que lo aleja de toda mínima empatía posible y de un desarrollo más complejo y elaborado en su personalidad. El personaje no es más que un manojo de ira iracunda, por lo que no nos ofrece nada más que eso y termina siendo muy básico. En este punto podríamos decir que God of War III flaquea respecto a las anteriores entregas (aunque tampoco hablamos de un “Metal Gear Solid” por su trama compleja y su elaborado desarrollo de personajes, pero por lo menos se exploraba otras facetas del personaje).

De todas formas la trama se las ingenia para ponernos frente a situaciones que quedarán grabadas en tu cabeza, como la batalla frente a Cronos, uno de los momentos más impresionantes que me tocó vivir en un videojuego (la interacción con Psychomantis fue otra de esas). La magnificencia con la que los chicos de Santa Monica han podido llevar a cabo esa batalla colosal en la PS3 es verdaderamente loable, y vivirla nuevamente con gráficos mejorados, una resolución de 1080p, y corriendo a 60fps en la PS4, sin dudas que vale la pena cada dólar/euro que se haya invertido en el juego. (Recordemos que en la PS3 corría en 1080i y a 30fps).

Otra de las grandes peleas épicas que tendremos en esta aventura la encontramos apenas empezamos, cuando nos topamos con Poseidón y su Hipocampo (la bestia marina con forma de caballo). El poder gráfico de la PS3 ya era el suficiente como para brindarnos una calidad visual imponente, pero la capacidad de la PS4 lo lleva a otro nivel al mejorar las texturas (como la piel de Kratos), los efectos de luces, y demás detalles que elevan nuestra degustación visual. Hace posible lo imposible, volver a GoW III más épico de lo que ya era.

God-of-war-3-a

Por otro lado su banda sonora se mantiene intacta y sigue igual de sublime como nos tiene acostumbrados desde su primera entrega. Otra de las cosas que se ha conservado sin ninguna alteración es su sistema de pelea, el cual ya era genial y eficiente. Podremos esquivar los ataques o las arremetidas de algunos enemigos con tan solo deslizar el stick derecho hacia cualquier dirección, y a la hora de atacar intercambiaremos las armas con L2 o los botones de dirección para combinar los ataques y efectuar combos espectaculares al estilo de Devil May Cry. Cinco años han pasado desde que lo he jugado y sigue siendo igual de eficiente y bien elaborado.

 God-of-war-3-b

Por último vale aclarar que esta remasterización viene con todos los DLC, como Desafíos del Exilio y todas las vestimentas lanzadas, más la posibilidad que ofrece la PS4 con la función Modo Fotografía para tomar las capturas durante el juego y compartirlas en las redes sociales.

God of War III Remastered es más que bienvenido y sirve para mantener actualizada a una de las mejores obras de la generación pasada, abriéndoles las puertas a nuevos jugadores que no tuvieron la oportunidad de probarlo en la PS2 y PS3 (para estar al tanto de su historia pueden jugar a los dos títulos anteriores en su versión HD por medio de PlayStation Now). La venganza de Kratos termina de la mejor manera en la PS4.

 Plataforma: PlayStation 4
 Desarrollador: Santa Monica
 Publisher: Sony
 Fecha de lanzamiento: 14 / Julio / 2015
 Género: Acción

Evaluación

Comentario final

La historia de Kratos finaliza con esta magnífica pieza de entretenimiento audiovisual que se ve enaltecida con su remasterización para PlayStation 4. God of War III Remastered debe formar parte de la juegoteca de todo aquel que se precie como un fanático de los videojuegos, ya que pocas veces se puede experimentar lo que este juego nos llega a brindar con su épica historia sobre la venganza más encarnizada contra los dioses del Olimpo.

Puntuación total 90%
Puntuación de lectores
0 votos
0