Noticias

Ingenieros han incrementado 20 veces la capacidad de la fibra óptica


Debido a que cada día que pasa nos encontramos con nuevos dispositivos conectados a internet, la necesidad de una mejor y más rápida conexión es fundamental para los tiempos que se avecinan. Es que con la tendencia de la “Internet de las Cosas,” la cual avanza a pasos agigantados, nos veremos conectados a la red a un nivel escalofriante, y para eso será necesario contar con una conexión mundial que soporte semejante demanda colosal.

Heladeras que te envían un recordatorio a tu teléfono para que compres leche mientras estás en la calle, o la posibilidad de cerrar tu puerta a través de una aplicación en tú smartphone son algunas de las cosas que nos auguran que la conexión a internet será considerado al mismo nivel que disponer de oxígeno, o sea, algo vital para nuestras vidas.  

Con este panorama por delante, los ingenieros de la Universidad de California, San Diego, han logrado superar el límite de los cables de fibra óptica hasta 20 veces su capacidad, al enviar un señal a través de un cable de 12.000 kilómetros sin la necesidad de regeneradores electrónicos. Con esta marca obtenida se podría incrementar la resistencia de los cables de fibra óptica que conectan al mundo.

Los cables utilizados en la actualidad solamente poseen una cantidad de resistencia antes de que la señal se distorsione por el cable, lo que requiere de regeneradores electrónicos –los cuales son muy costosos– para amplificar la claridad de la señal a largas distancias. Esta distorsión que sufren las señales a largas distancias se la conoce como diafonía, y se adhiere a una serie de principios físicos.  

Los ingenieros de la UC San Diego utilizan algo que ellos llaman “peine de frecuencias” para predecir esas distorsiones y revertirlas, creando una señal más fuerte sin la necesidad de regeneradores. Con estos “peine de frecuencias” ubicados, los investigadores fueron capaces de enviar una señal 20 veces más fuerte que antes sin ninguna degradación en la señal.

Ellos nos explican que en las comunicaciones de fibra óptica, la información es enviada a través de múltiples canales que operan a diferentes frecuencias. Por lo tanto, el peine de frecuencias sincroniza a todos los canales cual maestro de orquesta para que la señal sea clara sobre los 12.000 kilómetros de cable

Vía | Mashable