Noticias

La recarga inalámbrica crecerá exponencialmente para el 2024


La industria de los dispositivos móviles vive en constante evolución, lanzando teléfonos y tabletas con componentes que hacen de esos aparatos unas poderosas máquinas capaces de procesar y manejar cada vez más volúmenes de instrucciones, filmar o tomar fotografías con un altísimo nivel de detalles, reproducir videos en resoluciones cada vez mayores y en pantallas con más pulgadas que antes.

Pero todo este avance tecnológico conlleva un costo energético, y es que si el equipo no está contenido por una batería que soporte una buena autonomía, todo lo anterior se vuelve frustrante al no poder disfrutarlo como se debe en una jornada diaria. Es por eso que las compañías están trabajando arduamente para ofrecernos baterías que almacenen una mayor cantidad de amperes.

Pero mientras esperamos por la próxima generación de baterías, contamos con un práctico sistema que nos permite cargar nuestro smartphones de manera más rápida y cómoda. Se trata de la carga inalámbrica que está ganando cada vez más terreno en la industria. Y es que según la firma IHS, en el 2014 se han enviado al mercado 55 millones de cargadores inalámbricos, y se espera que esa cifra llegue a más de 120 millones de unidades para este 2015.

La razón por la que IHS espera este crecimiento en la industria de la recarga inalámbrica se basa por un par de cuestiones. La primera tiene que ver con el soporte de Samsung con este sistema de recarga para sus dos nuevos teléfonos de alta gama, el Galaxy S6 y S6 Edge, el cual vendrán con el cargador inalámbrico. En segundo lugar tenemos la propuesta de IKEA, una de las empresas de muebles más importantes que anunció que sus productos tendrán integrados un sistema de recarga QI.

Se espera que la industria de la carga inalámbrica alcance los $1.7 billones para este año, pero los números aumentan enormemente para el 2024, el cual se pronostica que llegue a los $15 billones.

La tecnología sigue en constante evolución y compañías como Ossia Cota nos prometen que cargaremos nuestros dispositivos a la distancia a través de una conexión Wi-Fi y Bluetooth. El diámetro seria mayor a los 5 metros. Con esto lograríamos usar el teléfono sin gastar la batería, ya que se cargaría desde la distancia y sin necesidad de cables.