MGS5 MGSV Reseña amazon Videojuegos

Metal Gear Solid 5: The Phantom Pain reseña


Luego de tres años de espera desde que Moby Dick Studios (un estudio de desarrollo ficticio) había presentado el tráiler de un juego que se llamaba The Phantom Pain, finalmente tenemos aquí con nosotros uno de los mejores títulos que veremos en esta generación: Metal Gear Solid V: The Phantom Pain. La serie de Metal Gear siempre se ha caracterizado por ofrecer una de las experiencias más sólidas que se puedan disfrutar en un videojuego, con gráficos de punta, una trama compleja repleta de personajes excepcionales, un sistema de juego cuidado al más mínimo detalle, y una banda sonora de las más excelsas que pueda haber en la industria. Por lo tanto no se podía esperar menos para esta entrega, la cual haría su debut en las consolas de nueva generación, PlayStation 4 y Xbox One, como así también para PlayStation 3, Xbox 360, y la todapoderosa PC. Con un presupuesto de $80 millones, Hideo Kojima ha salido nuevamente al campo de juego con una obra de altísima calidad, y que probablemente termine por cerrar un ciclo en la franquicia, luego de los fuertes rumores de su desprendimiento de la compañía que lo vio crecer por casi 30 años. Lo más factible es que Konami continúe lanzando nuevos juegos de Metal Gear, pero el Metal Gear como lo conocemos terminará con esta quinta iteración para consolas de mesa.

Ya hemos conocido algunas de las mecánicas que el título ofrece con el lanzamiento de Metal Gear Solid V: Ground Zeroes, y allí hemos probado el excelente sistema de juego, el cual resulta muy intuitivo y perfectamente balanceado. Cada entrega de la franquicia ha aportado sus bondades y virtudes a The Phantom Pain, por lo que estamos ante el Metal Gear Solid más perfeccionado, ofreciéndonos una jugabilidad exquisita. Simplemente el mejor que se haya desarrollado.

Metal Gear Solid V es uno de los máximos exponentes de los videojuegos destinados para los usuarios que se jactan de ser “hardcore gamers,” así que los jugadores casuales tienen prohibida su entrada. Y es que nos toparemos con una dificultad que puede llegar a sacar de quicio a más de uno cuando cada dos por tres nos descubran los enemigos. He querido hacerme el Solid Snake (mi personaje favorito) infiltrándome sin la necesidad de marcar a los enemigos que hay en todo el escenario, con la única motivación de hacer de esta experiencia lo más realista posible. ¿El resultado? Ahora no comienzo una misión sin antes haber MARCADO a cada uno de los seres vivos que haya en el mapa.

MGS5-g

Será imprescindible marcar a los soldados enemigos para no tener sorpresas luego

Hay muchos guardias vigilando cada espacio del terreno, moviéndose de aquí para allá, a pie o en vehículos. Cuando crees que tienes todo bajo control te puedo afirmar que verás la lucecita blanca en la pantalla por cada cinco metros que recorras. Esta luz blanca nos indica que el enemigo ha avizorado algo, o sea, a nosotros, e irá a inspeccionar, y en caso de que no nos ocultemos bien nos descubrirá. En el momento en el que nos descubren la imagen se ralentizará dándonos unos segundos para despacharnos al soldado de turno. Esto sucederá mucho. Es el Metal Gear más difícil que he jugado con mucha diferencia. De todas formas esto no quiere decir que sea morbosamente difícil como Bloodborne, de hecho, diría que es entretenidamente complejo. La satisfacción de infiltrarse en una instalación sin ser detectados, y completar los objetivos estipulados habiendo planeado cada movimiento con mucha cautela, es realmente muy gratificante.

The Phantom Pain es un título de unas dimensiones colosales y que ofrece una infinidad de elementos dentro del juego que le otorgan una rica complejidad a la experiencia. Y es que la premisa por la que Kojima siempre ha abogado durante toda su carrera fue la de ofrecer la mayor libertad posible al jugador a la hora de llevar a cabo las misiones. Claro que debido a las limitaciones de las consolas anteriores esto no era posible al nivel que él pretendía, por lo menos hasta llegar la séptima y octava generación de consolas (obviamente que aquí no se cuenta a la PC, que siempre ha estado varios escalones por encima).

Aquí el padre de la franquicia finalmente pudo brindarle al usuario la libertad de elegir la manera de encarar una misión, ya sea seleccionando todo el equipamiento que llevará al campo de batalla, como también así a un compañero que lo asista, y el momento del día en que desea hacerlo (día o noche). Todo esto llevado a un mundo abierto de proporciones ridículas, en donde el jugador se perderá explorando la húmeda jungla africana o el árido terreno de Afganistán. Cada terreno cuenta con sus propias características que inferirán en nuestro proceder en un momento determinado. Por ejemplo, en Afganistán podemos encontrarnos envueltos en una tormenta de arena en pleno transcurso de la misión, algo que nos puede ayudar a la hora de atravesar el lugar sin ser avistados por el enemigo. En el caso de la jungla habrá un momento donde la lluvia se hará presente, por lo que la superficie quedará llena de charcos que delatarán nuestra presencia desde una mayor distancia con el enemigo si corremos por el escenario.

 MGS5-c

MGS5-a

Obviamente que el día y la noche tendrán un papel fundamental en la experiencia de juego. Si preferimos abordar una misión durante el día, a plena luz del Sol, los guardias podrán avizorar nuestra presencia desde mayor distancia, pero también habrá menos soldados haciendo guardia. Si somos más del estilo “Batman,” la inquietante oscuridad hará de ella nuestra aliada, pero habrá un mayor número de enemigos en la zona. Tú eliges cómo quieres afrontarlo, y esa es una libertad muy bien recibida para el juego. Además, a diferencia de todas las entregas anteriores, en este Metal Gear Solid V podremos adentrarnos desde varios puntos cardenales. Ya no tendremos un acceso a modo de camino o una entrada en forma de puerta. La diversidad de opciones y combinaciones que nos ofrecen para infiltrarnos en las distintas instalaciones con las que nos toparemos en la aventura es verdaderamente abismal.

Dejamos de lado la linealidad por un mundo renderizado para ser recorrido y hasta degustado a nuestra merced. Sin dudas este es uno de los puntos más fuertes que tiene el juego. La experiencia no será igual cuando afrontes por segunda, tercera, o cuarta vez una misma misión. Prueba jugando con D-Dog (o DD), nuestro fiel lobo estrictamente entrenado; elige a Quiet como tú compañera, la exuberante francotiradora que estará velando por nuestra seguridad; quizás prefieras utilizar al genial D-Walker, un robot prácticamente multiuso con el que seguramente te divertirás mucho; si lo tuyo es el “lejano oeste,” anda en caballo con D-Horse y utiliza sus heces para tenderles una trampa a los soldados (uno de los tantos momentos graciosos que ofrece el juego); o probablemente quieras ir solo, como le gusta a Big Boss. El jugador tiene el control sobre la forma de conducir la aventura, y sus acciones cobrarán peso dependiendo de las elecciones tomadas.

MGS5-b

D-Walker, uno de tus compañeros más útiles en el campo de batalla

Hemos mencionado a los compañeros de batalla que nos podrán acompañar en las misiones (Quiet, D-Dog, D-Horse, y D-Walker), pero también contamos con el apoyo de nuestros soldados que se encuentran en Mother Base, nuestra base de operaciones. Ellos nos proveerán todo tipo de soporte, desde equipamiento, cuidados médicos, ataque aéreo, y extracción, ofreciéndonos un abanico de posibilidades a nuestra disposición. ¿Quieres mandar todo por los aires como Rambo? Solicita un ataque aéreo que destruya todo. ¿Necesitas un arma en especial? Pídelo por el iDroid. Eso sí, debes tener en cuenta que todo tiene un costo, ya que tu ejército dispondrá del dinero que tú u otros soldados obtengan mediante las misiones que cumplan, y dependiendo del rango que se consiga se te otorgará un mayor o menor monto de lo que se conoce como GMP (Gross Military Product). Los GMP son los recursos con los cuales dispones a la hora de realizar todas las actividades, desde investigación y desarrollo, hasta el soporte de ataques aéreos y la extracción de los soldados que capturamos.

Esa última línea nos servirá para abordar un poco más sobre el tema de la Mother Base. Esta base se basa (cuac!) en los conceptos originados en Metal Gear Solid: Portable Ops, un juego que a pesar de haber pasado muy desapercibido en la PSP sentó las bases de lo que hoy vemos en MGSV, dándonos la oportunidad de que los soldados enemigos se unan a nuestra causa. Claro que también el espectacular Metal Gear Solid: Peace Walker (también para PSP) fue fundamental para la confección del último juego de Kojima, donde allí hace su aparición por primera vez la idea de una Mother Base, una plataforma en medio del océano que iremos expandiendo a medida que conseguimos personal y financiación. Y en Metal Gear Solid V esto último se ha explotado a una escala titánica. Recorrer la base a través de todas sus plataformas interconectadas será una empresa que tomará mucho tiempo, aún si lo hacemos manejando un jeep. De todas formas podremos trasladarnos haciendo uso de otros medios de transporte, como helicópteros o camiones de mensajería.

MGS5-d

Mother Base será nuestro hogar, y su inmensidad es algo que te dejará obnubilado

Como hemos dicho más arriba, nuestra Mother Base crecerá a medida que iremos obteniendo recursos a modo de personal, materiales (metales y combustible), y dinero. El personal lo iremos encontrando en las misiones, ya sea rescatando valiosos prisioneros a través del sistema de extracción conocido como fulton (dichos prisioneros pueden llegar a ser médicos, ingenieros, o soldados de elite), como también a los capturando a los propios soldados enemigos, los cuales se pueden especializar en algún rubro en particular. Los materiales también los iremos recogiendo en las misiones haciendo uso del fulton, lo que nos permitirá llevarnos desde contenedores, vehículos, maquinaria de artillería, y hasta los animales salvajes con los que nos toparemos, y así tener nuestro propio zoológico. El dinero lo iremos ganando cuando completemos las misiones que nos encargan los gobiernos o al enviar a nuestras tropas a pelear en conflictos internacionales por el globo (hay que recordar que Diamond Dogs es un grupo de mercenarios que brindan un servicio a los países en guerra).

Mother Base contará con ciertas instalaciones encargadas de una tarea específica: medicina, donde se encargarán de curar a nuestros soldados heridos; investigación y desarrollo (R&D), destinado a la fabricación de armas y gadgets que nos serán muy útiles en el campo de batalla; inteligencia, lo cual nos servirá para enviar a espías para que obtengan información, ya sea planos para nuevas armas, localizaciones de soldados especiales, etc.; apoyo, muy importante a la hora de brindarnos soporte de todo tipo en las misiones, ya sea extracción, ataques aéreos, envío de ítems, o hasta cambiar el clima (una vez que esté en un nivel avanzado). Es muy importante que ubiques al personal en las secciones correctas, ya que no sacarás el mayor provecho de un médico en el departamento de inteligencia o apoyo, como tampoco el de un ingeniero en el departamento de asistencia médica.

En un determinado momento del juego tendremos la posibilidad de hacernos con otra Mother Base que servirá como primera línea de defensa de nuestra base madre. Esta base se la conocerá como Forward Operating Base (FOB), y podrá ser invadida por otros jugadores en línea que intentarán infiltrarse y robarnos desde soldados, vehículos, contenedores, etc. Claro que nosotros también podemos invadir sus bases y así hacernos con más recursos para nosotros (artillería, personal, vehículos, etc.). Además podemos seleccionar las posiciones de los drones, cámaras, y demás trampas infrarrojas para detectar la presencia enemiga e ir a por ellos, o dejar que nuestros soldados se encarguen del invasor. También podemos llamar a un amigo para que nos ayude. Realmente resulta muy entretenido invadir las bases de los demás y hacernos con sus recursos, como así también tener que proteger la nuestra.

Lamentablemente no todo es tan elogiable en este título. A pesar de ocupar un espacio inmenso en el juego, la Mother Base se queda bastante corta respecto a todo lo que podría haber ofrecido. Son muchos los jugadores que esperaban más de esta sección en MGSV a la que tanto se la ha mencionado en los videos que Konami presentaba. Faltan minijuegos y carece de opciones que enriquecerían la experiencia, como acceder en el interior de las plataformas. Por ejemplo, entre otras cosas, se podría permitir a los jugadores explorar las profundidades del océano, recorrer la zona en lancha, minijuegos varios y una infinidad de cosas más que me tomaría mucho detallar. Un estudio como Rockstar se hubiera hecho un festín con semejante estructura colosal.

Las únicas cosas que podremos hacer serán tomarnos un baño para sacarnos la sangre de encima, interactuar con los soldados para subirles la moral y evitar los conflictos entre ellos, visitar el zoológico que tendremos a base de los animales que hayamos capturado (esto estuvo muy bien pensado), y entrenar tiro al blanco. Pero estas actividades terminan siendo monótonas habiéndolas realizado en reiteradas ocasiones. No podremos recorrer las plataformas por dentro (salvo algunas instalaciones, que igualmente no ofrecen nada muy destacable). No tenemos un centro de comando al cual acceder, de donde allí se podría organizar nuestras operaciones y destinar nuestro ejército a los diferentes puntos de conflicto en el mundo. Además, las interacciones con personajes como Ocelot y Huey son fútiles y no aportan mucho, contrario a lo que nos hicieron creer en un principio durante la presentación del juego en 2013. Resulta extraño pensar que el talentoso equipo de Kojima Productions no haya salido con algo más ambicioso y entretenido en este aspecto, como sí lo hicieron con sus dimensiones (las cuales pueden llegar a ser ridículamente extensas). Esta es una de las pocas críticas que le puedo hacer, habiendo esperado tanto luego de todas las imágenes y videos presentados que prometían una infinidad de posibilidades.

En cuanto a la trama, la cual transcurre en el año 1984, The Phantom Pain nos embarcará en una historia de venganza en el más puro sentido de la palabra, y que servirá para unir el eslabón perdido entre la etapa que conocemos bajo el protagonismo de Solid Snake con el de Big Boss. Aquí no hay actitudes de personalidades superadas (como Naruto frente a Nagato, en caso de que sepas de lo que hablo), aquí se busca la más encarnizada venganza contra Cipher y su organización secreta, a la que Big Boss y Kaz se la tienen jurada por lo que les hizo hace 10 años atrás en Ground Zeroes. Metal Gear Solid V es crudo, insensible, realista en cuanto a las acciones de hombres “pesados” que no se andan con juegos. Nos muestra un mundo horrible, oculto a nuestros inocentes ojos, tocando temas como las inhumanas torturas provocadas a los prisioneros de guerra, y la explotación de los chicos en el campo de batalla, sin dejar de lado el tema de la proliferación de armas nucleares clásico en los Metal Gear. Estos temas son fuertes y no se ven en los videojuegos a este nivel, pero Kojima sabe exponerlo de manera magistral como pocos. Como siempre, la historia es uno de los puntos más sólidos que tiene la franquicia de infiltración y espionaje por excelencia.

Por otro lado, el director japonés ha escuchado a las miles de voces que se alzaron en contra de las maratónicas secuencias cinematográficas que tanto caracterizan a la serie, pero que en Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots se llevó al extremo (con un total de 4 horas de duración). Claro que para los verdaderos fans de la franquicia (como quien les escribe) esto nunca fue un problema a “solucionar,” todo lo contrario, siempre hemos gozado de la soberbia dirección de las largas escenas de sus juegos. Pero para esta entrega Kojima no ha querido alargarlo más de la cuenta, algo que los fanáticos más acérrimos podrán no verlo con buenos ojos, pero que los jugadores primerizos lo sabrán apreciar.

Algo que sorprende bastante durante las secuencias cinematográficas es el silencio de Big Boss, quien está interpretado por nada más ni nada menos que Kiefer Sutherland, actor reconocido por su papel como Jack Bauer en la serie 24 (y con varias películas en su haber). A pesar de que la interpretación de David Hayter como Solid Snake y Big Boss es sublime e irremplazable, la voz de Sutherland para el papel de Big Boss en este nuevo Metal Gear no está nada mal. Es profunda y con un tono ronco que lo hace “badass,” pero lamentablemente como hemos dicho, su silencio puede llegar a ser excesivo e inexplicable por momentos en que la situación requeriría una respuesta por parte del personaje principal.

Como habitualmente nos tienen acostumbrados, el juego estará cargado de situaciones cómicas e hilarantes, algo que sirve como una válvula que descomprime una trama tan dramática y tensa. De hecho, la caja de cartón vuelve mejor que nunca, al punto de que será un compañero más en nuestra aventura y nos sacará una sonrisa en más de una ocasión. Podremos utilizarla para deslizarnos por una pendiente, o como cebo para despistar a los soldados con la figura de una sensual mujer. Esto y muchas cosas más que tendrás que descubrir por tu cuenta te esperan en este genial título. Mención aparte se merece el apartado gráfico, que si ya es visualmente alucinante en las consolas de la pasada generación, en los sistemas de PS4, Xbox One, y por supuesto la PC resulta en una experiencia visual impactante. La luz reflejada en las estructuras de nuestra Mother Base le da un realismo fenomenal, como también en los rostros de los personajes, adornados con brillos y sombras muy naturales.

 MGS5-e

Jugar al Metal Gear Solid V: The Phantom Pain es la mejor manera de despedirse de una franquicia que tantas alegrías nos ha dado de la mano de su creador Hideo Kojima, haciéndonos vivir experiencias inolvidables y aportando algunos de los personajes más icónicos de la industria. Teniendo varias entregas excepcionales en su historial, ésta iteración se alza como la mejor de todas sin ninguna duda, ofreciéndole al usuario más de 70 horas de pura diversión. Sin dudas con juegos como este la industria de los videojuegos gana mayor relevancia como un tipo de entretenimiento masivo y ya establecido en la sociedad.

Plataforma: PlayStation 4 / PlayStation 3 / Xbox One / Xbox 360 / PC
 Desarrollador: Kojima Productions
 Publisher: Konami
 Fecha de lanzamiento: 1 / Septiembre / 2015
 Género: Acción y Aventura

Evaluación

Comentario final

Metal Gear Solid V: The Phantom Pain es una adquisición obligada para todos los jugadores que gusten de vivenciar experiencias inolvidables. Con una trama adulta repleta de personajes que volverían loco a cualquier psicoanalista, un sistema de juego refinado y perfectamente balanceado, y toda una serie de elementos que enaltecen el producto final, esta - posible - última entrega bajo la dirección de Hideo Kojima quedará en los anales de la historia de los videojuegos.

Puntuación total 97%
Puntuación de lectores
0 votos
0