Videojuegos

PlayStation: 20 años de pura diversión


PlayStation cumple 20 años en el día de hoy, 9 de septiembre, y para conmemorar este día tan especial para el mundo de los videojuegos haremos un repaso de su historia y todo el proceso que la llevó a ser el centro de entretenimiento videojueguil por excelencia hasta el día de hoy, aunque haya surgido un contrincante como la Xbox que quiere tomar su codiciado puesto. Comencemos.

Sony había decidido incursionar en la industria de los videojuegos con su sistema de juegos conocido como PlayStation. Una industria que ya se encontraba liderada y secundada por dos titanes como Nintendo y Sega, pero que sin embargo supo captar la atención de un masivo grupo de adolescentes y hasta adultos quienes vieron en la consola de Sony una alternativa más que interesante. Y es que consolas como Super Nintendo y Sega Mega Drive contaban con títulos con una temática que se venía repitiendo desde hace varios años, con juegos muy entretenidos pero argumentativamente pobres.

Paradójicamente, se podría decir que el artífice de la PlayStation no es otro que la misma Nintendo. Y es que Nintendo y Sony se habían aliado para lanzar un nuevo sistema que empleara los nuevos formatos que estaban ganando cada vez más terreno: los discos compactos. La consola se llamaba SNES-CD, y era una extensión de la SNES que utilizaría los CDs y que buscaba rivalizar con la Sega Mega Drive CD, una de las pioneras en emplear este formato. Pero la cosa no prosperó entre las dos debido a que Sony quería hacerse con todos los derechos de distribución de los juegos, algo que Hiroshi Yamauchi, presidente de Nintendo, no toleró. Así y todo Sony había presentado su sistema de juegos en el CES de 1991, la Play Station Snes.

Todo estos años de desarrollo le sirvieron a Sony para lanzar el 3 de diciembre en su país natal la PlayStation, un centro de entretenimiento audiovisual que enamoró a los desarrolladores por su simpleza frente a la Sega Saturn, quien se había anticipado con su sistema que hacía uso de los discos pero cuya compleja arquitectura (para ese momento) compuesta de dos procesadores de 32 bit le perjudicaron. PlayStation se convertiría así en un éxito instantáneo, lo que le valió su llegada a occidente, específicamente el 9 de septiembre de 1995 en los Estados Unidos, donde allí también se volvería furor entre la juventud.

A lo largo de sus 10 años de vida, la PlayStation original vio pasar algunos de los mejores juegos de la historia de forma exclusiva, como es el caso de Metal Gear Solid, Final Fantasy VII/VIII/IX, Silent Hill, Resident Evil, Gran Turismo, Chrono Cross, Xenogears, y una larga lista de juegazos como Spyro, Syphon Filter, Parasite Eve, etc., títulos que exploraban historias más adultas de las que estábamos acostumbrados. El éxito fue verdaderamente arrollador, llegando a vender hasta el 2005 más de 100 millones de consolas, muy por encima de los 33 millones que logró vender Nintendo con su sistema de 64 bit, y el principio del fin de Sega con sus más de 1 millón de Sega Saturn vendidas. Sony no sabía cómo agradecerle a Ken Kutaragi por su insistencia en adentrarse a esta industria, la cual sus directivos no veían con buenos ojos.

El éxito y el nombre de la marca no harían más que comenzar su apoteósica trayectoria, ya que con el recibimiento de la sexta generación de consolas, Kutaragi terminaría de llevar a la división de videojuegos de su compañía a lo más alto de la industria, hasta el día de hoy. Es así como el 4 de marzo del 2000 Sony lanza la PlayStation 2, una consola que daba el brusco salto de los 32 bit a los 128 bit, por lo que los usuarios de la consola anterior habrían de quedar maravillados con las capacidades del nuevo sistema de juegos. Y es que todos aquellos que jugaron a Metal Gear Solid y que veían a un Solid Snake sin ojos (estaban representados por una sombra) ahora podían verle los ojos azules que siempre tuvo, pestañando y todo.

Por su parte, las compañías desarrolladoras esperaban repetir los éxitos de sus títulos de la anterior generación, y es así como vimos las secuelas de Metal Gear Solid 2, Silent Hill 2, Gran Turismo 3, etc., y la creación de nuevas franquicias como God of War, Devil May Cry, Xenosaga, y Onimusha, mientras que Final Fantasy X llegaría para continuar su larguísima y prestigiosa historia dentro de la industria, y Resident Evil 4 volvería nuevamente “casa” luego de su paso malogrado en la Nintendo GameCube. Estos títulos no hacían más que sumarse a un catálogo de juegos como no se volvería a ver hasta el momento.

Pero en esta generación haría su debut la consola de Microsoft, la Xbox, quien se convertiría más adelante en el archirrival de PlayStation, generando una guerra de proporciones apocalípticas entre los fanáticos de una y la otra consola. El arribo de la Xbox trajo un incentivo por los juegos en línea, aunque esto ya lo había realizado la pobre y abandonada Sega Dreamcast, por lo que Sony comenzó a abarcar este punto. De todas maneras, la incursión de Bill Gates en el mundo de los videojuegos no modificaría ni un ápice del éxito de la PlayStation 2, la cual llegó a vender cerca de los 160 millones de unidades, dejando muy relegado en un segundo puesto a la Nintendo GameCube con 33 millones, la Xbox con más de 24 millones, y la Dreamcast con 9 millones de consolas vendidas. La PS2 es hasta el día de hoy la consola más vendida de la historia.

Con semejante éxito la compañía consideraba que ya era hora de meterse en una rama dentro de la industria de los videojuegos. Una rama que estaría liderada omnímodamente por Nintendo. Hablamos, claro, de las consolas portátiles. En marzo de 2005 Sony lanzaría la PlayStation Portable, conocida coloquialmente como PSP. El dispositivo de mano era una verdadera bestia compacta, con una capacidad gráfica que casi igualaba a la PS2. De hecho el sistema portátil de PlayStation tuvo unas ventas nada despreciables de más de 70 millones unidades vendidas. Pero Nintendo es el rey indiscutido de la industria de las consolas portátiles, vendiendo la ridícula cantidad de más de 150 millones de DS. Por su parte la PSP contó con un gran catálogo de juegos: Metal Gear Solid: Peace Walker, God of War: Chains of Olympus y Ghost of Sparta, Silent Hill: Origins, Grand Theft Auto: Liberty City Stories y Vice City Stories, Kingdom Hearts: Chains of Memories, y varios Monster Hunter. Sin dudas que la PSP es una genial consola portátil que ha sabido ofrecer incontables horas de diversión, pero que se vio rendida ante la “omnipresencia” de la gran N.

Luego de dos generaciones ultra exitosas, que llevó a la marca PlayStation a la máxima consagración mundial, Sony – y Kutaragi – creía que tenía el mundo en la palma de su mano. Durante la presentación de la poderosa PlayStation 3, Kutaragi había caído en la extrema ostentación y pedantería al presentarnos su sistema de $600, además de haberse tomado su tiempo para salir al mercado recién el 17 de noviembre, cuando Microsoft ya había lanzado la Xbox 360 el 22 de noviembre de 2005, un año antes. Esto le propinó un fuerte golpe que le hizo caer a tierra, y que también le hizo sangrar, algo que hasta ese momento no sabía que fuera posible.

La Xbox 360 con un año de ventaja se vio por encima de la PlayStation 3 durante gran parte de la séptima generación de consolas, pero esta última logró sobreponerse superando el producto de Gates por tan solo un pelín, 85.7 millones de PS3 frente a 85.4 millones de X360. Igualmente las dos habían perdido frente a la humilde pero revolucionaria Nintendo Wii, que llegó a vender 105 millones de unidades. El chiche de Sony era técnicamente superior a su rival americano, pero la Xbox 360 lograba un mejor rendimiento en los títulos de las third-parties debido a su simpleza a la hora de desarrollar juegos para este sistema, mientras que la consola de Kutaragi contaba con una arquitectura más compleja. Después de este difícil comienzo en la séptima generación, Kutaragi debió renunciar.

Digna a su historia, la PS3 acobijó a un gran número de títulos geniales y exclusivas que le valieron el apoyo progresivo de un mercado que parecía darle la espalda (aunque también gracias a sus fuertes rebajas). Por lo tanto hemos visto pasar nuevas exclusivas de Sony como la espectacular franquicia de Uncharted, el galardonado The Last of Us, y el innovador LittleBigPlanet, junto con la continuación de otras aventuras renderizadas prestigiosas como God of War III, Metal Gear Solid 4, y las geniales secuelas de Killzone.

A principios de 2012 el gigante de la electrónica volvería a intentar una vez más en el rubro de las portátiles con la todopoderosa PlayStation Vita. En esta oportunidad la pequeña bestia ostentaría – una vez más – unos gráficos de altísima calidad capaz de engañar al espectador al compararla con una PS3. La PS Vita vendría con dos palancas analógicas en vez de una como lo hizo con la PSP, lo cual ayudó mucho en la experiencia de juego. También incorporó una pantalla táctil (LED al principio y LCD después) junto con un panel trasero que, también, contaba con una función táctil. De todas formas esto no le sirvió ni para acercarse a las ventas de la PSP en igual período de tiempo, llegando a vender hasta estos momentos cerca de 10 millones de consolas. Tampoco se ha visto muy bendecida con los títulos que han salido, y es que llegando a este punto de calidad gráfica los juegos pasan a ser prácticamente súper producciones, por lo que prefieren lanzarlo para las consolas de mesa.

Ocupando el segundo puesto en la venta de consolas a nivel global, Sony no volvería a cometer el mismo error en la próxima generación. Habiendo aprendido que el jugador es quien tiene la última palabra, la firma japonesa se dispondría a complacer a éstos, quienes estaban enardecidos por las nuevas políticas que Microsoft estaba implementando con su reciente Xbox One. Es así como de la mano de Mark Cerny, quien fuera el artífice del desarrollo de la PlayStation 4, Sony presentaría al mundo su esperadísima consola de octava generación.

Con una arquitectura x86-64 que se asemeja al de una PC, la PlayStation 4 se alejaría del complejo entramado que supuso el chip CELL de la PlayStation 3 y maravillaría a los desarrolladores por sus enormes capacidades provistas por el procesador AMD de ocho núcleos y su RAM GDDR5 de 8GB, aunque claro, todavía dista bastante de lo que puede hacer una PC (como mover resoluciones 4K). Pero la última consola de los japoneses ofrece un mejor rendimiento que la de su rival, logrando que sus juegos corran a una mayor resolución y a más cuadros por segundo que la Xbox One, la cual debió hacer unas modificaciones a último momento para equiparar un poco las cosas.

El resultado fue un caluroso recibimiento por parte de la gente haciendo que las ventas de la PS4 le dieran un aire fresco a una compañía que estaba pasando por un momento duro (con muchos despidos y una fuerte reestructuración). Los últimos reportes indican que la PS4 alcanzó los 25 millones de consolas vendidas frente a las más de 10 millones de Xbox One (aunque esta última salió meses después).

Recién estamos comenzando esta nueva generación, pero hasta el momento hemos disfrutado de títulos alucinantes como The Wither 3, Metal Gear Solid V, Bloodborne, Batman: Arkham Knight, Watchdog, y muchos más, y nos esperan juegos de la talla de Fallout 4, Uncharted 4, Final Fantasy XV, Dragon Quest XI, The Last Guardian, y varias IP más. Con una filosofía fuertemente marcada en la participación grupal, pudiendo compartir partidas con amigos que ni siquiera poseen el juego, además de transmitir en vivo cuando estamos jugando, la PlayStation 4 se encuentra gozando nuevamente de un momento de mucho éxito, al punto de si continua a este ritmo de ventas, podría llegar a superar a la PS2. También nos encontramos a la espera de Morpheus, su casco de realidad virtual, que quienes tuvieron la oportunidad de probarlo no han tenido más que palabras de elogio.

En estos 20 años hemos presenciado el nacimiento de una marca que formaría parte de nuestras vidas (hasta el día de hoy y hasta la muerte, por lo menos en mi caso particular ¡jajaja!) y que nos regalaría momentos inolvidables de mucha felicidad. PlayStation llegó para conquistar un territorio dominado por una dinastía intocable como la de Nintendo, y a pesar de encontrarse con un fuerte rival como Xbox, se ha visto en el podio de forma prácticamente inalcanzable. Con una trayectoria prolífica de 20 años en la elite de los videojuegos, podemos decir sin miedo a equivocarnos que este mundo hubiera sido mucho menos divertido sin la PlayStation.