Videojuegos

Repasamos los principales juegos de Metal Gear Solid [Parte 2]


Hemos concluido con la primera mitad de los títulos que conforman la saga principal de esta alucinante franquicia y ahora toca el turno de la última etapa, una etapa en donde Kojima no se dormiría en los laureles y continuaría con la evolución de Metal Gear a medida que se van lanzando nuevas entrega en diversas consolas.

Metal Gear Solid 3: Snake Eater

Como ya nos tiene acostumbrados, Metal Gear volvería a reinventarse en lo que sería su nueva entrega titulada Metal Gear Solid 3: Snake Eater, para muchos el mejor MGS de todos. Las incorporaciones suscitadas le han brindado un aire fresco pero sin descuidar la esencia a la que siempre se ha comprometido. Por ejemplo, ahora tendríamos la posibilidad de girar la cámara a 360º, algo que no se había visto en la franquicia y que sin dudas le sumaria mucho a la experiencia de juego. También se dejarían las bases altamente tecnológicas – en gran medida – por la húmeda y mortal jungla de Tselinoyarsk, en la Unión Soviética (recordemos que el juego transcurre en 1964, en plena Guerra Fría).

Metal-Gear-Solid-3-Snake-Eater

Además, para esta entrega los fans se quedarían con las ganas de ver a Solid Snake como el personaje principal, ya que él ni siquiera existía durante los sucesos de este título. Pero a cambio tendríamos la posibilidad de jugar con nada más ni nada menos que con el legendario Big Boss, aquel personaje que muchos fans oían hablar pero que no conocían porque no tuvieron la chance de jugar a los dos primeros juegos para la MSX. La persona que tantos dolores de cabeza le había causado a Solid Snake en los primeros MG y que atentó contra la paz mundial protagonizaría uno de los juegos más épicos y recordados de los videojuegos. En realidad hay que aclarar que en este título no se lo conoce como Big Boss, sino como Naked Snake, ya que era un joven soldado de 29 años al que todavía no se lo había condecorado con esa distinción. Aquí Snake tiene como su mentora a una leyenda de la Segunda Guerra Mundial conocida como The Boss, también llamada como la “Madre de las Fuerzas Especiales,” de quien más adelante obtendría dicho título.

 Naked-Snake

Metal-Gear-Solid-3-b

La trama de Snake Eater es verdaderamente conmovedora, dejándonos grabada en la retina una de la peleas más memorables frente a The Boss, junto con uno de los desenlaces más emotivos e impactantes. Una vez más Kojima tocaría un tema tan complejo como la Guerra Fría para moldearlo en su obra de una manera magistral, con asuntos políticos sacados de la realidad más la inteligente ficción creada por el director japonés, lo cual lo podría llegar a volver difícil de seguir si no se pone la debida atención. Kojima nos ofrecería otra visión del juego, en donde debíamos sobrevivir no solamente a los enemigos en forma de soldados soviéticos armados hasta la médula, sino también de la flora y la fauna. Así es, nos teníamos que cuidar de los cocodrilos, serpientes, arañas, sanguijuelas, y de hongos venenosos durante nuestra excursión en la jungla.

En este Metal Gear Solid 3 tendríamos que mantener nuestra estamina en niveles óptimos (un nuevo elemento incorporado), ya que de no hacerlo nuestro personaje comenzaría a sentirse débil, reduciendo seriamente sus capacidades. Para que eso no suceda habríamos de comer serpientes (de ahí su nombre en código “Snake”), peces, y demás animales, como también recolectar frutas u hongos varios. En caso de fracturas, heridas, y demás condiciones adversas, debíamos hacernos cargo de dicha lesión o aflicción, pero para eso contábamos con la ayuda de una doctora, Para-Medic, que a través de la radio nos ilustraría el procedimiento para sanarnos. Mención aparte se merecen las conversaciones entre Snake y Para-Medic mediante la radio, de las cuales muchas llegaban a ser hilarantes y agregaban esa cuota de humor característica de la serie que sirve para restarle cierto dramatismo y densidad – con el que ya cuenta la trama principal – a la hora de jugarlo. También se aprendía mucho de todo lo relacionado a las ciencias naturales con las lecciones que nos facilitaba, al igual que con las detalladas clases de Sigint, especialista en armamento.

En cuanto al sistema de juego, el personaje contaba con una serie de movimientos que nos permitiría tomar a los soldados por detrás y amenazarlos para que nos den información (desde localizaciones de ítems, instalaciones, hasta comentarios graciosos). También haría su debut el famoso CQC (Close Quarter Combat), un estilo de combate desarrollado por The Boss y Snake que nos permitiría desarmar a los enemigos y arrojarlos al suelo, pasando a formar parte de próximas entregas. Este cambio brusco en cuanto al escenario en donde transcurre la obra y algunos elementos del juego resultó en un enorme recibimiento por parte de los fans y demás jugadores que le valieron las más altas notas de las reseñas.

Uno de los puntos que más se ha enfatizado respecto al sigilo fue en el tema del camuflaje, otro elemento que Kojima incluiría en esta obra. De esta manera contaríamos con un medidor que nos indicaría el porcentaje del camuflaje alcanzado, de manera que cuanto más se obtuviera, más desapercibido pasaríamos. Por lo tanto tendríamos una serie de trajes de diversos colores y patrones para cada tipo de escenario, al igual que pinturas para el rostro, de los cuales ambos se sumarían para dar el porcentaje del camuflaje obtenido entre estos dos. Dependiendo de la zona podríamos conseguir un máximo de 95%, lo cual era lo máximo que podíamos alcanzar (salvo que consiguiéramos el uniforme de The End más la pintura facial Woodland). La pintura facial Zombie sin dudas era la mejor, al punto de que no importaba el lugar en el que te encontraras, la querías utilizar de todas formas aunque el índice de porcentaje del camuflaje te diera -10% ¡jajaja!

 MGS3-zombie

Metal Gear Solid 3 es un título extremadamente importante porque expone el génesis de este universo lleno de conspiraciones, clones, inteligencias artificiales, ninjas cibernéticos, nanomáquinas, y cajas de cartón, de la cual tenemos la posibilidad de conocer el pasado de Big Boss y saber todo lo que lo llevó a ser en lo que se ha convertido, pasando de ser un héroe mundial a un “demonio.” Nos encontraríamos con importantísimos personajes que tendrán una participación fundamental en toda la trama que compone esta obra, como es el caso de Major Zero, luego conocido como Cipher, quien será el orquestador de toda la maraña de conflictos en el futuro con la creación de The Patriots; Adamska (o Shalashaska), un joven Revolver Ocelot que sería uno de los fundadores de The Patriots; Eva, quien será trascendental en la existencia de Solid Snake y Liquid Snake; y The Boss, probablemente LA pieza clave, ya que es ella quien motiva el accionar de Zero y Big Boss en el futuro.

Snake Eater relató parte de la historia de un personaje que se volvería idolatrado por los fans de la serie, cuando anteriormente toda esa atención estaba puesta prácticamente en Solid Snake, y que sirvió para abrir un camino en el cual se pudo recorrer y vivenciar una etapa previa a lo que vimos en MG y MG2, una etapa en la historia de la serie que guarda muchas cosas por conocer hasta el día en que se están escribiendo estas palabras (antes de la salida de The Phantom Pain). Metal Gear se encontraba más vivo que nunca y Kojima tendría más planes por delante, especialmente con Big Boss.

Metal Gear Solid: Portable Ops

Este será el tercer juego de Metal Gear para la consola portátil de Sony, la PSP, lanzado en 2006 luego de haber salido al mercado con dos spin-off, Metal Gear Acid y Metal Gear Acid 2 (dos títulos de estrategia por turnos a base de cartas). Pero con esta nueva entrega, titulada Portable Ops, volveríamos a las andanzas de Big Boss luego de los hechos ocurridos en 1965, y en esta ocasión lo haríamos de una manera más parecida a lo que estábamos habituados con los títulos de las consolas, dejando las cartas y los turnos de lado. A pesar de ser uno de los juegos menos recordados de la serie, MGS: PO fundo las bases de lo que luego veríamos en Peace Walker y que se terminaría de perfeccionar en Metal Gear Solid V: The Phantom Pain.

Portable-Ops-2

Metal Gear Solid: Portable Ops es quien estrena la idea de capturar a los soldados enemigos para que se unan a nosotros. Así es, todo lo que hemos visto en los videos de MGS V: TPP de forma sublime (soldados capturados que luego forman parte de nuestras filas en Mother Base, engrosando nuestro ejército) tiene sus orígenes en este título. En este juego podríamos capturar a soldados o demás personas, e inducirlos a que se unan a nuestra causa. De esta manera podíamos hacernos de especialista en ingeniería, medicina, espionaje, y combatientes que nos ayudarían en la aventura, proveyéndonos asistencia de todo tipo. En esta oportunidad Kojima estaría presente como productor y guionista, mientras que el director sería Masahiro Yamamoto.

En MGS: PO seremos testigos de como continúa la historia de Big Boss seis años después de los incidentes de la operación Snake Eater. Big Boss es considerado un traidor de los Estados Unidos cuando éste no obtiene la totalidad del Legado de los Filósofos, por lo que es trasladado a una celda en Colombia para interrogarlo sobre el paradero de la parte restante del microchip que contiene una cuantiosa suma de dinero “inconcebible.” Allí conoce a un joven Roy Cambell (futuro comandante de Solid Snake), quien también se encontraba prisionero, y juntos deciden acabar con la rebelde unidad Fox comandada por Gene, quienes se levantaron en armas para generar un conflicto a escala global entre los Estados Unidos y la Unión Soviética, amenazando con lanzar una cabeza nuclear sobre ésta última.

Debido a las limitaciones de la consola portátil de Sony y por tratarse de un juego que no ha sido dirigido por Kojima, Portable Ops no resultó ser una entrega aclamada por la crítica y pasó sin pena ni gloria. Aunque no deja de ser un juego que, como hemos visto, aportaría las bases en la que se funda hoy en día el esperadísimo The Phantom Pain, por lo que sin dudas resulta en una obra con una cuota de relevancia en la franquicia.

Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots

Hemos llegado al final de la trama que conforma Metal Gear Solid (Metal Gear Rising no es canon). Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots pondría fin a las revoltosas vivencias de Solid Snake y compañía, de una manera épica como Kojima nos tiene malacostumbrados. Luego de varios años y varias entregas sin contar con Solid Snake como protagonista principal, el héroe favorito de muchos y uno de los personajes más icónicos de la industria de los videojuegos volvería a asumir el rol principal, sin compartirlo con nadie como sucedió en MGS2.

 MGS4

Con la llegada de la nueva y poderosísima PlayStation 3 (las consolas de Sony y Metal Gear han estado íntimamente ligadas a lo largo de los años) Konami aprovecharía las capacidades de esta consola para lanzar en 2008 un título que cerraría con broche de oro la historia de Metal Gear Solid, ostentando una calidad gráfica soberbia en ese entonces y unas mecánicas de juego pulidas y con algunas novedades. Kojima traería de vuelta a varios personajes para unirse a la “fiesta de despedida” (aunque no se trate del último juego), con la impactante participación de un personaje en especial (dejémoslo de incógnito para aquellos que todavía no lo hayan jugado). Pero algo que sorprendería a todos los fans era la avejentada apariencia que Snake parecía tener luego de tan solo cinco años de los sucesos de Big Shell, mientras que los demás personajes se correspondían adecuadamente con ese lapso de tiempo. A pesar de esta apariencia que le valió el nuevo nombre en código “Old Snake,” su look seguiría igual de genial.

MGS4-a

Es allí cuando nos enteramos que Solid Snake está padeciendo un deterioro acelerado de sus células por tratarse de un clon al que se le ha impuesto una “fecha de caducidad” para que no caiga en manos enemigas. Con este dramático panorama, Old Snake debe lidiar con la noticia de que le quedan seis meses de vida. Como si fuera poco, el Coronel Campbell contacta con él para una última misión, ya que habían hallado el paradero de Liquid Ocelot, quien se encontraba en Medio Oriente. Y ya que nombramos localidades, vale decir que por primera vez en la franquicia nos moveremos por varios mapas a nivel global, visitando países de Oriente Medio (desconocido), América del Sur (desconocido), Francia, y Alaska.

El jugador dispondría de nuevos movimientos y un renovado y mejorado sistema de disparo, posicionando la cámara sobre el hombro (como vimos por primera vez en Resident Evil 4) y disparando con el R1. A la hora de infiltrarnos en las líneas enemigas contábamos con nuevos movimientos que nos servirían para pasar desapercibidos. Por ejemplo, ahora podíamos trasladarnos agachados (lo que por momentos le provocaba dolores de espalda ¡jajaja!) o arrastrándonos de forma extremadamente lenta sin exponer nuestra presencia. Por otro lado tendremos un traje llamado Octocamo que imita la habilidad de los pulpos para camuflarse dependiendo de la superficie con la que hagan contacto. Así, cada vez que estamos tumbados en el suelo o contra la pared, el traje se mimetizará con la superficie.

 2850103-4648566963-metal

Otros de los juguetes que Snake emplearía durante sus misiones es el Solid Eye, un dispositivo que hace de gafas térmicas, gafas nocturnas y prismáticos, todo en uno. Aquí, al igual que con MGS3, no tendremos a nuestra disposición el Radar Soliton, a cambio veremos un anillo alrededor de Snake que indicará la presencia de seres vivos que se encuentren alrededor mediante ondas; cuanto más pronunciadas sean estas ondas más cerca se encuentra el enemigo. También volvería el CQC, pero ahora de la mano de Old Snake

La filosofía o el tema que se maneja en Guns of the Patriots gira en torno a la economía de guerra, en un mundo donde compañías con ejércitos privados prestan sus servicios en el campo de batalla y en donde todo se encuentra regularizado a través de identificaciones gracias a las nanomáquinas (cuándo no) mediante SOP (Sons of the Patriots), un sistema de control de fuerzas militares. Liquid Ocelot es dueño de cinco de las PMC (Private Military Company) más importantes, las cuales él fusiona y libera del control SOP para enfrentarse al ejército controlado por los Patriots, mientras intenta destruir a JD, la inteligencia artificial básica de los Patriots. Por su parte Snake, acompañado de Meryl, Raiden, y otros, deberá detener el intento del dominio mundial por parte de Liquid.

Kojima nos había regalado un juego cargado de nostalgia (visitar Shadow Moses 10 años después de jugar a MGS1 no tiene precio), fanservice (manejar a Rex y pelear frente a Ray fue inolvidable), impacto (la aparición de ESE personaje nos dejó a todos sin habla), y toda la complejidad que envuelve una típica trama de Metal Gear, bajo una dirección exquisita. Solid Snake podría finalmente descansar del campo de batalla, habiendo salvado al mundo una vez más y de la forma más emotiva posible.

Metal Gear Solid: Peace Walker

Sin contar el prólogo de Metal Gear Solid V con Ground Zeroes, Metal Gear Solid: Peace Walker fue el último juego de la franquicia, lanzado en 2010. Peace Walker vería su salida en la PSP, pero a diferencia de Portable Ops el nuevo título para la portátil de Sony se convertiría en un tremendo éxito. Esto no es de extrañar ya que su director no sería otro que el mismísimo Kojima. Esta nueva entrega revitalizaría los conceptos vistos en Portable Ops y los puliría de manera que la serie se vería completamente revolucionada. El director japonés incorpora la idea de una base que albergara nuestro ejército, el cual iría creciendo a medida que los capturábamos con el sistema Fulton, y que nos proveería de apoyo. Es así como llega a nosotros la Mother Base, una especie de versión previa de Outer Heaven.

Metal-Gear-Solid-Peace-Walker-v

No solo teníamos que cumplir las misiones del juego, también debíamos preocuparnos en conseguir a los mejores profesionales para trabajar en los diversos campos, los cuales abarcaban: investigación y desarrollo, medicina, inteligencia, y unidad de combate. Además la Mother Base iría creciendo a medida que se construían nuevas plataformas, volviéndola una base de proporciones colosales. Lamentablemente debido a las limitaciones de la PSP no podíamos recorrerla, solamente teníamos permitido acceder al cuarto de tiro (eligiendo un mini juego) y haría de escenario en un importante enfrentamiento dentro de su historia. La posibilidad de recorrerla libremente estaría reservada para el nuevo MGS V.

Peace Walker mantendría algunas de las mecánicas vistas en Guns of the Patriots, con una muy cómoda cámara posicionada sobre el hombro a la hora de apuntar, el anillo de proximidad, y la posibilidad de trasladarnos agachados, sin contar con el ya conocido CQC visto por primera vez en MGS3. El juego es extremadamente divertido y con una infinidad de misiones por hacer, tanto las que forman parte de la historia, como misiones secundarias y demás minijuegos. De hecho, los fans de Monster Hunter se habrán alegrado de ver algunos de estos monstruos salvajes como parte de algunas misiones especiales. También podíamos elegir a los soldados, el armamento, y varios de los vehículos que conseguíamos para enviarlos a luchar en diversas guerras por el mundo. De esta manera obteníamos dinero para aumentar nuestra base y mejorar nuestro ejército.

 Metal-Gear-Solid-Peace-Walker-b

Metal-Gear-Solid-Peace-Walker

No por nada es considerado por muchos como el mejor juego de PSP. Cuando lo jugué, personalmente sentí que era un título muy grande y ambicioso para una plataforma que lo limitaba drásticamente, preguntándome por qué Kojima había elegido esta consola para albergar su nueva obra. La respuesta la obtendríamos un par de años después con el anuncio de The Phantom Pain, el cual emplearía todo lo que vimos en esta entrega pero elevado a la décima potencia gracias al poder de las consolas de mesa.

Su historia no sería menos relevante. Habiendo sido escrito una vez más por el padre de la franquicia, serviría de precuela de MGS V, además de ser el juego que nos muestra el disparador para que Snake decida hacerse llamar Big Boss (algo a lo que él se mostraba reticente). Aquí nos enteramos de cómo se conocen Big Boss y Master Miller, una persona que se gana la confianza del “Gran Jefe” y que formará una profunda amistad. Por su parte Cipher continua operando desde las sombras a través de sus agentes, en este caso utilizando a Paz Ortega, una “estudiante” que logra infiltrarse en la Mother Base para convencer a Big Boss de que se una nuevamente a la organización, pero él se niega, por lo que Paz (cuyo nombre real es Pacifica Ocean) se hace con el Metal Gear Zeke para lanzar un misil nuclear a los Estados Unidos y culpar a Big Boss.

Lamentablemente, a pesar de haber recibido altísimas notas de los principales portales de videojuegos (Famitsu le dio 40/40 e IGN un 9.5/10), Metal Gear Solid: Peace Walker fue un título de escasa repercusión, llegando a vender muy pocas copias fuera de Japón. Igualmente no caben dudas de que es un juego de una enorme calidad que ha explotado todas las capacidades de la PSP.

Metal Gear Solid ha evolucionado a lo largo de los años y ha sabido renovarse en cada entrega, incorporando nuevos elementos e ideas que han enriquecido a la franquicia, todo de la mano de un genio creativo como Hideo Kojima y todo el equipo que hacen posible cada una de las iteraciones. La sofisticada y compleja obra de Kojima puede ser vista como un producto para “unos pocos,” y no tan “populista” como Call of Duty, Grand Theft Auto, o Destiny, los cuales venden en un mes todas las copias que Metal Gear ha vendido en casi 30 años. Su historia cargada de asuntos políticos y de una filosofía bien marcada en cada uno de sus lanzamientos hace que un gran número de personas lo encuentren muy denso y hasta difícil de seguir. Pero esto no hace más que enaltecer a la franquicia, ubicándolo en un lugar exclusivo dentro de la industria de los videojuegos al que solo los fans de esta majestuosa creación pueden acceder.

Kojima creó una fortaleza digital para que todos los jugadores que buscaran algo más profundo en los videojuegos puedan encontrar su lugar. Un Outer Heaven.