Galaxy S6 amazon Samsung reseña android Gadgets

Samsung Galaxy S6 reseña


Con el lanzamiento del Galaxy S6 Samsung pretende volver a retomar un lugar al que parecía haberse afianzado, pero que desde el Galaxy S5 se ha visto amenazado. Y es que a pesar de ofrecernos unos teléfonos de una calidad digna de destaque, el diseño que ostentaba no le seguía el ritmo, o sea, no se condecía con el carácter “premium” con el que contaba. La decisión de optar por el plástico a la hora de revestir su dispositivo le ha valido a Samsung una serie de críticas reiteradas por parte de la prensa y medios especializados (al igual que los propios usuarios, claro).

Las ventas comenzaron a descender seriamente, aunque de todas formas la compañía coreana continuaba como el fabricante más grande de smartphones, pero sin dudas que había que hacer algo al respecto. Como el apartado técnico de sus teléfonos nunca fueron el problema (obviamente que hay cosas para cuestionar, como la batería, pero esta última es algo que lo sufren la gran mayoría), Samsung tomó las riendas del asunto en lo que respecta al diseño, trayéndonos un Galaxy S que finalmente representará visualmente todas las características de alta gama que siempre ha sabido ofrecer.

De esta forma el S6 alcanza casi la perfección a la que un teléfono puede anhelar, compuesto de unos elementos y componentes de altísimo nivel y con un atractivo coherente con su filosofía de calidad. Pero hay un par de puntos que le cierran la puerta a este codiciado estandarte de carácter “divino.” La batería es algo que deja mucho que desear, y su elevado precio (debido al material empleado) puede causar una reticencia a la hora de su adquisición. Pero dejando esto de lado, la firma asiática ha salido al mercado con una verdadera bestia que lo posiciona como uno de los mejores terminales del año (por no decir el mejor).

Comencemos a detallar lo que tiene para ofrecernos esta soberbia pieza tecnológica.

Diseño

Al igual que otras compañías como Apple, Sony, LG, y HTC, Samsung mantiene un estilo de diseño que representa a su línea de terminales de alta gama, con una forma que la caracteriza. Así como a los Xperia se los reconoce con su forma bien rectangular con sus puntas más cerradas, los Galaxy hacen gala de un diseño en donde sus ejes se abren, dándole a las puntas una forma redondeada. Esto puede resultar en una sensación algo más cómoda al tenerlo en las manos al pasar los dedos en dichos extremos. A su vez, los bordes han adoptado una forma más curva y menos plana como en el Galaxy S5, algo que también vemos en el Xperia Z3 y en el iPhone 6, dotándolo de mayor confort al sostenerlo, aunque hay que tener cuidado porque la textura del metal, más la forma semicircular de los bordes, puede ayudar a que se nos resbale.

–  Galaxy-S6-b

El Galaxy S6 presenta una novedad en su diseño frente a los anteriores modelos, y es que nos encontramos con un dispositivo completamente plano. Hay que recordar que Samsung siempre le ha dado al teléfono una carcasa con una leve curvatura, al estilo de LG y HTC. Esto hacia que el smartphone se sienta más amigable y se adapte mejor en la mano. Pero ahora la compañía coreana ha ido por un equipo plano como vemos en los últimos iPhone y en todos los Xperia, por ejemplo. No es algo incómodo, pero sentirás otra sensación si estás acostumbrado al chasis curvado de otros equipos.

 Galaxy-S6-a

Pero hay que hablar del mayor cambio que se haya visto dentro de los Galaxy S, y es que como hemos mencionado al principio, Samsung ha dejado el plástico por una carcasa de metal combinado con el cristal de Gorilla Glass 4, lo cual protege al dispositivo de las ralladuras. Es cierto que el material sintético ofrece una buena resistencia a los golpes y reduce el peso del aparato (algo por lo que la firma asiática siempre se ha visto atraída), pero cuando se comparan las apariencias de teléfono como el iPhone 5s y 6, el HTC One M8 y M9, y los Xperia, frente al Galaxy, el producto de Samsung queda algo relegado. Con el empleo del metal pulido el Galaxy S6 ostenta finalmente la belleza que siempre se ha merecido, volviéndolo uno de los terminales con mayor impacto visual (para dejar abierto el debate).

  Galaxy-S6-c

De hecho, a pesar de estar conformado de metal, el nuevo teléfono de Samsung resulta más liviano que el Galaxy S5, el cual está compuesto de plástico, pesando 138g frente a los 145g de este último. Esto se debe a que el S6 es poco más de 1 mm más delgado en su grosor que la iteración anterior, mientras que el marco en sus laterales se ha achicado 2 mm. Sus dimensiones completas son las siguientes: 143.4 x 70.5 x 6.8 mm.

Al igual que como sucede con los Xperia (a excepción de los modelos de color blanco), el panel trasero termina por dejar impregnadas las huellas de nuestros grasosos dedos, más que nada en los S6 de color azul oscuro y verde. Este es el precio a pagar por la búsqueda de la belleza, pero hey, vale la pena (jajaja). Pero sin dudas es el Galaxy más lindo que Samsung haya fabricado hasta el momento, y sus fans están muy agradecidos con esta renovada propuesta.

Pantalla 5.1” QHD Super AMOLED

Samsung siempre se ha jactado por ofrecer unas soberbias pantallas con una altísima definición, todo esto gracias al número de pixeles y a su tecnología Super AMOLED con el que han dotado a todas las iteraciones de sus productos, y esta no es la excepción. Para el Galaxy S6 el fabricante repite lo mismo que hemos visto en el S5, por lo que contamos con una pantalla de 5.1 pulgadas, lo cual no la vuelve una de las más grandes del mercado. Además, teniendo en cuenta su gran resolución QHD (2560 x 1440px) podría haber llegado a los 5.5 para aprovecharlo más, pero claro, esto supondría un consumo significativo de la batería, perjudicando el rendimiento de la autonomía del equipo.

Galaxy-S6-pantalla-b

Claramente que el empleo de una resolución de esta magnitud en una pantalla más pequeña que, por ejemplo, el Galaxy Note 4 que es de 5.7”, representa más un plan de mercadotecnia que una necesidad. Y es que una resolución Full HD (1080p) en este tipo de dimensiones funciona a la perfección. Esto no quiere decir que no se nota la excelsa definición de la pantalla QHD del Galaxy S6, que con sus impresionantes 577ppi (superiores a los 515ppi del Note 4) emiten unas imágenes extremadamente nítidas, por lo que estamos en presencia de, tranquilamente, la mejor pantalla dentro de la industria de los móviles. Aquí tenemos una comparación.

       Galaxy S6   Galaxy Note 4     iPhone 6 Plus          LG G4
 Pulgadas            5.1”             5.7”              5.5”             5.5”
 Resolución  1440 x 2560px  1440 x 2560px    1080 x 1920px   1440 x 2560px
 Densidad de pixeles         577 ppi         515 ppi           401 ppi          538 ppi

Por su parte la tecnología Super AMOLED que tanto vemos en los productos de Samsung le propina la reproducción de unos colores muy vivos, con blancos muy claros y negros muy oscuros, prácticamente infinitos debido a que las pantallas AMOLED apagan los pixeles para conseguir esa calidad de colores negros. También es cierto que esta pantalla tiende a saturar los colores en demasía, hasta el punto que la imagen se te queda grabada en la retina cuando cierras los ojos, pero con cada generación de pantallas AMOLED se ha mejorado este aspecto. De todas formas podemos seleccionar el modo fotografía que es el más acertado y muy útil para los profesionales y demás usuarios que no gusten de los colores tan sobrecargados.

Otra de las bondades que presenta la pantalla es la capacidad de ajustar de forma dinámica los niveles del brillo, colores, y el contraste, de manera que cuando nos encontremos en un ambiente con mucha incandescencia la pantalla reproducirá las imágenes lo más visible posible. Y hay que decir que se comporta eficientemente ante lugares con mucha luz, por ejemplo, en el exterior bajo la luz del sol. El ángulo de visión abarca lo suficiente como para observar lo que hay en la pantalla desde posiciones que no sean de frente. Si el punto más relevante a la hora de hacerte con un smartphone de alta gama es la calidad de su pantalla, con el Galaxy S6 encontrarás el máximo exponente de este apartado en el mercado, por lo menos en la actualidad.

Cámara de 16MP y 5MP

Samsung siempre ha brindado fotografías con una calidad excepcional de la mano de los sensores de Sony, pero este año realmente se ha pasado. A pesar de contar con los mismos 16MP que el Galaxy S5 y el sensor IMX240 del Galaxy Note 4, la cámara ha sido mejorada notablemente gracias a la nueva lente con apertura f/1.9, permitiendo la entrada de una mayor cantidad de luz (brindando un mejor efecto para el bokeh), el cual según la compañía permite la absorción de un 60% más de luminosidad, al igual que también se ha optimizado el software. De hecho podemos acceder a la cámara en todo momento al presionar dos veces de botón principal del teléfono, gracias a que la aplicación se mantiene constantemente en segundo plano lista para abrirse, y esto sin perjudicar el rendimiento de la batería.

Continuando con el tema del software, los usuarios aficionados a la fotografía estarán muy bien respaldados con todas las funciones y la posibilidad de personalización que ofrece. Por ejemplo, el modo Pro nos dejará ajustar varios parámetros como compensación de exposición, ISO, balance de blancos, y ajustar el enfoque manualmente. También podemos ajustar los colores, creando filtros personalizados mediante la manipulación que realizamos sobre la temperatura, contraste, saturación, etc., y luego guardarlos para utilizarlos en el futuro. Claro que los usuarios menos avezados en el arte de la fotografía contarán con herramientas que le facilitarán la tarea, como la función para el enfoque selectivo, el cual hace su regreso y nos permite seleccionar la fotografía que tomamos haciendo uso de este modo en sus tres variantes: enfoque cercano (para los objetos que se encuentren más cerca), enfoque lejano (para los objetos que se encuentren más lejos), y simplemente todo enfocado (tanto el objeto cercano como los objetos de fondo).

La performance de esta cámara es, a mi criterio, la más destacable que hay en el mercado en esta generación de smartphones. A la hora de tomar fotos nocturnas el Galaxy S6 sabe mantener los niveles de ruido lo menos apreciable posible (claro que si las observamos en relación 1:1 seremos testigos del granulado inerte de este tipo de sensores tan pequeños). De hecho, si se compara con el iPhone 6, se puede notar que este último arroja colores más lavados, mientras que el dispositivo de Samsung es bastante más fidedigno.

Galaxy-S6-camara-c

Galaxy S6

  

iPhone-6-camara

iPhone 6

Ni hablar en las fotografías que tomamos a plena luz del día o en ambientes bien iluminados. Allí la cámara del S6 es una verdadera delicia para los ojos (ahí si puedes observar las fotos en relación 1:1 con un nivel de ruido prácticamente inexistente), con detalles que se captan de una manera majestuosa. No hay que olvidarse de su sistema OIS que nos permite tomar las imágenes sin el balanceo del dispositivo, lo que lleva a un mejor resultado en su nitidez. Sin dudas que con este dispositivo los fotógrafos profesionales – y obviamente los usuarios en general – están más que bien respaldados en caso de salir sin su DSLR o EVIL.

 Galaxy-S6-Camara-b Galaxy-S6-camara

Por otro lado tenemos la cámara frontal de 5MP, la cual cuenta con un mayor número de magapíxeles que el Galaxy S5 con sus 2MP, y también es capaz de brindar una buena calidad para las selfies, con imágenes bien detalladas y con funciones como el modo HDR que realzan su calidad. Por ejemplo, entre otras opciones contamos con la posibilidad de tomar selfies más amplias con la opción Wide selfie, la cual combina tres fotos (una especie de panorámica).

Con semejante cámara también toca hablar de la calidad de los videos que podremos filmar. Con los 16MP de su cámara principal podremos filmar con una magnífica resolución UHD (4K) a 30fps, al igual que con el S5, pero siendo superior gracias a la nueva lente y al software optimizado. Luego tenemos la opción 1080p a 60fps, la cual no deja de ser visualmente espectacular, y por último contamos con 720p que llega hasta los 120fps. Por su parte, la cámara delantera de 5MP filmará a una resolución máxima de 1440p a 30fps, y dispone de la función HDR.

Componentes y performance

Para esta ocasión Samsung ha considerado a su propio procesador, el Exynos 7420, como la mejor opción frente al Snapdragon 810, el cual les ha traído algunos dolores de cabeza a los chicos de Qualcomm debido a su sobrecalentamiento. Habitualmente la firma surcoreana lanzaba al mercado un modelo con Exynos para su país de origen, y un modelo con Snapdragon para el resto de los mercados, pero ahora tenemos un único modelo con Exynos. Y vaya si no resulta aprovechable esta decisión. Este pequeño monstruo es el primer chip móvil en ser fabricado bajo un proceso de 14nm, que si lo comparamos con los 20nm del Snapdragon 810 encontraremos una significativa diferencia. Cuantos menos nanómetros midan los transistores, mayor será la eficiencia del procesador, manteniéndose en temperaturas óptimas y consumiendo menos cantidad de energía.

Dentro del Exynos 7420 nos encontramos con una arquitectura big.LITTLE compuesta de dos grupos de procesadores: cuatro Cortex-A57 a 2.1GHz y cuatro Cortex-A53 a 1.5GHz. Por el lado de la GPU, el encargado del procesamiento de los gráficos es un Mali-T760. Todo esto trabaja junto con una memoria RAM de 3GB LPDDR4, superior a los 2GB de RAM LPDDR3 del S5. Dichos componentes aseguran un desempeño nunca antes visto en los Galaxy, en donde los test realizados por AnTuTu 5, Basemark OS 2.0, y GeekBench 3, dan como resultados una performance superior respecto al Galaxy Note 4 y el Galaxy S5 del 25% y 40%. Todos sus componentes confluyen de manera que se puedan correr todos los juegos que le arrojen de manera fluida y sin ningún problema.

Uno de los cambios más significativos que se haya hecho en esta nueva entrega fue la decisión de abandonar el soporte para las tarjetas microSD y las baterías removibles. Para esta ocasión tenemos la incorporación del sistema de almacenamiento UFS 2.0 que promete una velocidad de hasta 2.7 veces más que la memoria eMMC 5.0. Las pruebas realizadas con AndroBench nos indican que es más rápido de lo que la compañía nos adelantó, llegando a ser poco más de 3 veces más veloz. Por lo tanto tendremos tres opciones con un almacenamiento interno de 32, 64, y 128GB, y teniendo en cuenta que la tecnología UFS 2.0 es un poco más cara, el precio de un modelo de 128GB puede ser un problema a la hora de su adquisición para algunos usuarios.

La batería es de 2550mAh, algo menor a los 2800mAh del S5, pero teniendo en cuenta el procesador Exynos 7420, el rendimiento se logra optimizar de forma que la autonomía no sea muy diferente con la que contábamos antes. Por ejemplo, tenemos un uso de llamadas 3G de más de 19 horas, navegar por internet durante 11 horas, y la reproducción de video por poco más de 12 horas, números con los que estamos acostumbrados. De todas formas queda claro que no es uno de los puntos más fuertes del S6, y mucho se lo debamos a su pantalla QHD, pero podemos contar con él por dos o tres días (dependiendo de su uso).

En cuanto a su conectividad tenemos 2G, 3G, 4G de categoría 6, lo que nos da una velocidad de descarga de hasta 300Mbps y 50Mbps de subida, mientras que también aparecen el Wi-Fi a/b/g/n/ac, la version 4.1 de Bluetooth, y la tecnología NFC, esta última muy útil junto con el MST (transmisión magnética segura) para el sistema de pago mediante el servicio de Samsung Pay.

Conclusiones

Samsung ha sabido desarrollar – una vez más – un terminal con varios apartados de muy alto nivel, como vemos en su diseño premium, su alucinante pantalla QHD, su excelsa cámara, su monstruoso procesador Exynos 7420, y su muy veloz sistema de almacenamiento UFS 2.0. La llegada de Samsung Pay, que hace uso de su lector de huellas dactilares y la conectividad NFC, catapulta al dispositivo móvil como uno de los máximos exponentes de la industria junto con Apple y su iPhone 6. Pero uno de los puntos más flojos que podemos encontrar está repartido entre la autonomía de la batería, la cual puede llegar a ser insuficiente para los tiempos que corren, y el precio del teléfono, aunque el modelo de 128GB haya bajado a los 721 euros para el momento que se están escribiendo estas líneas.

Con el Galaxy S6 puedes estar seguro que tienes en tus manos un aparato del más alto nivel tecnológico, y que de momento, no ha aparecido uno superior.

 

Evaluación

Diseño 96%
Pantalla 97%
Cámara 96%
Prestaciones 93%
Batería 90%
Comentario final

El Samsung Galaxy S6 se alza como el mejor smartphone Android en el mercado y tranquilamente pudiendo llevarse el galardón como el mejor en la industria. La compañía coreana ha querido salir con un nuevo estilo que dejara atrás el material sintético tan práctico como criticado para ofrecernos un pulido metal en conjunto con el reflejante panel de cristal que protege la parte delantera y trasera del dispositivo. Un teléfono premium con todas las letras y que tendrá al usuario de turno muy orgulloso de su posesión.

Puntuación total 94%
Puntuación de lectores
0 votos
0