Gadgets

Skullcandy Grind Wireless reseña


Casi un año después del lanzamiento del Grind, comercializado desde abril de 2015, los chicos de Skullcandy han lanzado su versión inalámbrica, el Grind Wireless. Estos audífonos son una de las claras muestras de la filosofía que ésta reconocida compañía ha pregonado desde sus inicios allá por el 2003, lanzando al mercado dispositivos con una estética muy “fashion,” pero sin descuidar lo que realmente importa: la acústica.

La compañía no se caracteriza por fabricar auriculares sobresalientes para los audiófilos más exquisitos, pero si ha sido capaz de brindarnos productos sobrios con un buen balance entre calidad y precio, lo que se contrapone con otras propuestas como puede llegar a ser los Solos 2 de Beats. Pero veamos lo que estos Skullcandy Grind Wireless tienen para darnos en materia de confort y audio.

Diseño y comodidad

La versión Bluetooth mantiene el mismo diseño que el Grind original, lo cual no es de sorprender tratándose del mismo modelo que simplemente viene con otro tipo de tecnología. Tenemos seis variantes para elegir, cada uno con un patrón de diseño que puede ir desde algo sobrio pero elegante a algo más experimental y bien artístico. Los materiales también varían según el modelo, específicamente en lo que se refiere a la parte superior de la diadema que cubre la cabeza, la cual puede ser de una imitación de cuero o gamuza. La parte interna está constituida de tela en todas sus opciones, lo que resulta cómodo y sin contratiempos.

Volviendo a la diadema, vale detallar que es de metal, pero dependiendo del modelo ofrecerá entre dos tipos de texturas, una diadema de metal pulido (muy estético), o de estilo más opaco y sin esa capacidad característica de brillar. Por su parte, los auriculares por fuera son de un material sintético, al igual que en su interior con una imitación de cuero que acolchona nuestras sensibles y delicadas orejas. El Grind Wireless nos permite usarlo por varias horas sin comenzar a sentir esa típica molestia de algo que llevas en la cabeza por un buen rato.

 Skullcandy-Grind-Wireless_b

 Skullcandy-Grind-Wireless_c

En el auricular derecho encontramos los botones para el volumen, al igual que el botón de pausar/reproducir, todos bien ubicados y accesibles en la zona trasera, mientras que también vemos el micrófono integrado.

Un punto en contra que le podemos atribuir es la imposibilidad de replegarlo para transportarlo de manera más fácil, como vemos en otras opciones como el Beats Solo 2 o en los propios Skull Crusher o Knockout. Además, de momento viene en menos colores que el modelo del año pasado, aunque esto ya sería buscarle la quinta pata al gato, dado que las seis opciones con las que cuenta resultan más que suficientes para decantarse por uno.

 Skullcandy-Grind-Wireless_a

Audio y performance

El Grind Wireless hace uso de la tecnología Supreme Sound, destinado a la reproducción equilibrada de sonidos bajos medios y agudos. De igual forma no estamos ante un dispositivo que pueda satisfacer plenamente a los usuarios más puristas. Pero con un amplio rango de frecuencia que va entre los 20Hz y los 20KHz tenemos asegurado una calidad sonora más que suficiente para disfrutar de canciones con un destacado bajo copando toda la atención, como así también del chirrido de las guitarras en lo que se refiere al género del metal.

Su impedancia de 32 ohmios se encuentra en valores aceptados dentro del grupo al que pertenecen estos “on-ear.” También hay que tener en cuenta de donde proviene el sonido, ya que no es lo mismo escuchar con estos auriculares desde un equipo de música que conectándolo a un smartphone que ofrecen una mayor resistencia. En cuanto al aislamiento del ruido ambiente, hay que decir que no emplea un sistema de cancelación de ruido como, por ejemplo, vemos en el Sony MDR-1A. Pero tratándose de un auricular supraaural no tendremos mayores inconvenientes en este aspecto.

A pesar de ser inalámbrico mediante el Bluetooth 4.1 con un alcance de 10 metros, el aparato también nos ofrece la chance de emplear un cable de 3.5mm. Según la compañía, el Grind Wireless tiene una autonomía de 12 horas, pero esto claramente dependerá de la forma en como escuchemos. En el auricular derecho tenemos el puerto micro USB para cargarlo, junto con el conector para el cable auxiliar. Allí mismo vemos los botones del volumen en forma de “+” y “-“, y entre ellos encontramos el botón para pausar/reproducir y contestar llamadas de nuestros teléfonos Android o iOS.

Conclusión

Los fans de Skullcandy verán con buenos ojos (o mejor dicho, escucharán con buenas orejas ¡jajaja!) estos auriculares inalámbricos, con sus diversos diseños opcionales para todos los gustos y con una buena calidad en los materiales. Y por un valor de $90/90€ los Grind Wireless ofrecen un equilibrado balance entre prestaciones, performance, y precio, volviéndola una de las propuestas más recomendadas en el mercado.

 

Evaluación

Comentario final

Los Skullcandy Grind Wireless son una buena opción para todos aquellos que busquen un auricular inalámbrico asequible y con un rendimiento fiable capaz de entregar sonidos claros e intensos. Su amplia variedad de modelos con sus diversos patrones de colores se ajustará al gusto del usuario más pretensioso.

Puntuación total 3.8
Puntuación de lectores
0 votos
0