Sony Reader T3 Gadgets

Sony Reader PRS-T3 reseña


No hay mercado en donde Sony no meta sus garras, o para ser políticamente correctos, que no se involucre. Este es el caso de los lectores electrónicos (o también conocidos como ebooks), mercado en el que se vio envuelto desde el 2006 con su Reader PRS-500, siendo uno de los primeros en su fabricación (de hecho, Amazon llego un año después al “club de la lectura electrónica”). Precisamente con esta última han sido de las dos compañías más dedicadas al desarrollo de este dispositivo extremadamente útil y necesario, lanzando varios modelos año a año (mis respetos por los libros físicos, pero los e-readers son, desde una perspectiva lógica, infinitamente más prácticos, haciendo que la presencia de los libros de papel sean insostenibles).

A lo largo de todo este tiempo los japoneses han hecho un gran trabajo presentado modelos con sus propias prestaciones y características que la hacían una de las mejores opciones de compra, pero en el último tramo han estado un pasito por detrás del Kindle de Amazon y hasta del Nook de Barnes & Nobles en algunos aspectos. Por lo tanto, en esta ocasión detallaremos lo que Sony tiene para ofrecernos con su lectora electrónica Reader PRS-T3, y ver así si está a la altura de sus rivales.

 

Diseño

A simple vista nos encontramos con un diseño muy parecido a sus hermanos mayores, pero cuando lo observamos detalladamente se puede percibir ciertos detalles que lo diferencian de su par. El cambio se observa en el marco, más precisamente en la zona superior e inferior con un borde más reducido, además de cambiar la forma curva por algo recto en la base del lector. Continuando con la zona inferior hay que decir que mantiene sus cincos botones físicos como nos tiene acostumbrados, pero si los comparamos con los del Reader T1, este último presentaba unos botones más sofisticados y elegantes. Igualmente no es algo como para echarse atrás en su elección una vez que vemos todos los diseños de otros modelos de las demás compañías.

Su diseño es bastante minimalista al ser completamente rectilíneo en sus cuatro lados y con vértices muy cerrados a diferencia del T2, lo que no está nada mal teniendo en cuenta que se trata de un gadget dirigido exclusivamente a la lectura. Por otro lado el material empleado, como se ha visto a lo largo de la historia de los ebooks (obviando unas pocas excepciones), es de un material sintético. Claramente esta decisión por parte de las compañías es para ahorrar en costos y así no trasladarlo en el precio final, sin contar que esto también ayuda a la reducción del peso.

Además ya viene con una cubierta protectora de cuero para la pantalla, cubierta que en el caso del Kindle se compra por unos 35 euros, y dependiendo del modelo de Kindle Paperwhite podríamos terminar gastando un buen dinero de más.

Debido a su reducido tamaño el T3 es muy liviano y cómodo de sostener mientras leemos, lo que nos mantiene concentrados en la lectura. Sus dimensiones son 109 x 160 x 11,3 mm, mientras que su peso es de unos 200 g (y con la cubierta incluida).

Falta remarcar que hay un total de tres colores disponibles: negro, blanco y rojo.

 

Sony Reader T3 colores

 

Pantalla de 6” con tecnología E-link Pearl y cubierta protectora

Son varias cosas las que tenemos para comentar respecto a la pantalla que Sony nos ofrece, pero comencemos por lo más elemental. La pantalla táctil del Reader T3 es de 6 pulgadas y cuenta con una resolución mejorada de 758 x 1.024 pixeles (la T2 era de 800 x 600px), y si la comparamos con la de sus rivales todas comparten la misma resolución, por lo que ninguna se destaca más que la otra en este punto. Pero tenemos que decir que la pantalla de esta lectora se ha quedado por detrás de las demás respecto a la tecnología E-link empleada y por la falta de una luz interna. Veamos. En el caso de la tinta electrónica Sony nos brinda una generación de tinta electrónica, Pearl, que ya se ha actualizado con la salida de la nueva versión E-link Carta, y que es la que adopta Amazon con su Kindle Paperwhite. Luego el resto como la Nook Glowlight o la Kobo Aura están en la misma balsa que la Reader T3 con su E-link Pearl.

Pero más allá de que la nueva tecnología E-link Carta utilizada en Kindle Paperwhite presente un contraste con blancos más blancos y negros más negros, la realidad es que la diferencia entre estas dos es muy insignificante. Esto es como tener 0,25 centavos. Es mejor tenerlos que no tenerlos, obviamente, pero no resulta en algo que nos pueda cambiar la vida significativamente. Aquí sucede lo mismo. Carta es mejor que Pearl, pero su diferencia no es muy notoria (es una sutil mejoría).

 

T3 (izq) T2 (der). Se puede apreciar una mayor definición en el T3

Pero hay una cosa en la que la pantalla del lector de libros electrónicos de la compañía japonesa tiene las de perder, y es que no trae una luz integrada, cuando el resto, a esta altura del partido, sí lo hace. Esto le resta algunos puntos porque es inadmisible para una empresa fabricante como Sony que no integre esta característica que ya es estándar en la industria. Si estas involucrándote en este mundo de los ebooks por primera vez, debes saber que las pantallas de estos dispositivos no son como los que estás acostumbrado (celulares y tabletas). Estas pantallas tratan de imitar la hoja de un libro típico, con su tinta impresa, todo esto para no cansar la vista con una pantalla que irradia luz a un mayor nivel. Pero para cuando queremos leer en la noche (cuando nos vamos a dormir) es necesario aumentar el brillo de la pantalla, ya que de otra manera tenemos que depender del velador. Sony intenta solucionar esto con la venta de una cubierta que viene con una pequeña lámpara incrustada, pero esto es algo que se vuelve poco práctico con otras opciones en el mercado.

 

Pequeña lámpara que viene en la cubierta (se vende por separado)

 

Quitando el tema de falta de luz incorporada, la pantalla es espectacular y es mejor que la versión de la pantalla anterior (la T2). La T3 nos presenta 16 escalas de grises en donde podremos ver imágenes en “blanco y negro” de forma perfectamente notables.

Por último tenemos su cubierta protectora que como su bien lo indica, protege a nuestra pantalla de los golpes y/o rasguños que pueda sufrir. Ésta cubierta se mantiene cerrada por medio del magnetismo y se puede abrir hasta hacer contacto con la parte trasera del dispositivo, pero hay que aclarar que no tiene ningún mecanismo para mantenerla en esa posición, una vez abierta. O sea, dependerá de tus dedos al sostenerlo con una mano durante la lectura (pero vamos, que no es nada). La pantalla presenta una función muy buena que es la de suspenderse o activarse automáticamente cuando se abre o cierra la cubierta. Esto último nos permitirá mantenernos en la página en la que hemos dejado nuestra actividad, ahorrando energía.   

 

Reader T3

 

Apartado técnico

Una de las principales características en la que nos fijamos a la hora de adquirir un lector electrónico es su capacidad de almacenamiento de fábrica, o sea, sin contar la capacidad con una tarjeta microSD. Tenemos 2GB de almacenamiento, de los cuales 1.2GB están disponibles. Esto nos da la posibilidad de guardar alrededor de 1200 libros, una cifra bastante importante. Pero con una tarjeta de memoria podemos ampliar esta capacidad hasta un máximo de 32GB (no nos alcanza la vida para leerlos todos ¡jajaja!).

Luego tenemos la dichosa duración del dispositivo con su respectiva batería. Su batería de litio nos permite mantener el equipo activo durante unas 6 u 8 semanas siempre y cuando nuestro tiempo de lectura se limite a 30 minutos diarios. La carga completa, a través de un cable USB y con la posibilidad de conectarlo a nuestro ordenador, toma 2 horas en finalizarse, pero podemos cargarlo por solo 3 minutos y así contar con hasta 600 páginas de lectura. Esto es genial para momentos en donde estamos por terminar un libro y la batería comienza a titilar, y con solo unos pocos minutos volver a retomar el momento culmine de la obra.

El Reader T3 viene únicamente con Wi-FI como opción de conectividad inalámbrica, aunque esto realmente no creo que genere ningún problema para la mayoría.

 

Interfaz, lectura y funciones

La interfaz es bastante simple cuya pantalla principal está compuesta del libro actual que estamos leyendo mientras que debajo de éste se encuentran los últimos cuatro ejemplares que hemos adquirido o accedido. En la parte inferior de la pantalla contamos con un menú compuesto por una biblioteca en el que se encuentran todos nuestros ebooks, la tienda online para comprarlos, y la sección para aplicaciones. Con los cinco botones físicos disponibles en todo momento podemos interactuar con el software de manera sencilla y rápida. Tenemos los dos botones para retroceder y pasar página, el botón de pantalla de inicio, volver, y por último el menú.

Los archivos aceptados son EPUB, PDF, FB2 y TXT, y nos dan la opción de leer nuestros libros desde otros dispositivos que cuenten con la aplicación Reader, lo que significa que podemos continuar con nuestra lectura en smartphones y tabletas. En el caso de las imágenes podemos visualizar archivos JPEG, PNG, BMP y GIF. Una de las opciones que mejoran nuestra experiencia en la web (si es que alguien la llegara a utilizar) es una serie de opciones que nos permiten desactivar las imágenes, los pop-ups, etc., para maximizar la velocidad de carga de las páginas. Otras de las aplicaciones disponibles son el memo pad y la sincronización con Facebook y Evernote.

A la hora de comprar los ebooks en la tienda online de Sony, Reader Store, la experiencia de compra era bastante grata, quizás no al mismo nivel que en la tienda de Amazon, pero lo suficiente para no presentar una demanda (jajaja). De todas formas Sony cerró las puertas de su tienda, pasando a todos sus clientes a la tiende en línea de Kobo. Igualmente tenemos la posibilidad de comprar los ebooks en multitud de tiendas, lo que no ha causado ningún alboroto.

 

Conclusión

El Reader PRS-T3 es un gran ebook que permite disfrutar de una buena lectura sin ningún inconveniente, pero si comenzamos a indagar en sus detalles y los comparamos con sus pares de Amazon o Kobo, puede posicionarse como una tercera opción de compra. Uno de sus puntos a favor es que el dispositivo es muy compacto y ligero, lo que lo hace extremadamente cómodo de transportar. Además ya contamos con una cubierta incorporada que protege nuestra pantalla. Y a pesar de que su pantalla está un pelín por debajo de la pantalla del Paperwhite (el único con Carta hasta ahora), la diferencia es prácticamente imperceptible. De igual manera nos han traído una pantalla con una mejor definición.

Si hay que recomendar un reader, tenemos al Kindle Paperwhite y al Kobo Aura HD entre las primeras opciones distinguibles. Pero si alguien te ha dado como regalo un Reader T3, puedes darte por satisfecho que tienes en tus manos un genial lector electrónico.

 

 

 

Evaluación

Comentario final

Sony se ha quedado un poco atrasado en algunos aspectos técnicos del dispositivo, algo que no nos tiene acostumbrados. De todas formas este lector resulta en una gran experiencia a la hora de leer un buen libro.

Puntuación total 75%
Puntuación de lectores
0 votos
0