Noticias

Un vuelo ha debido cancelarse por culpa de un Galaxy Note 7


A pesar de que Samsung ha llevado a cabo un extenso programa de devolución debido a los reportes de algunos de los usuarios del Galaxy Note 7, el último buque insignia de la compañía coreana no deja de estar en el foco de atención. Por lo visto el reemplazo de sus baterías afectadas continúan ocasionando problemas de sobrecalentamiento, como bien se ha reportado hoy en The Verge.

El sitio tuvo la oportunidad de hablar con el usuario afectado, quien debió perderse el vuelo lego de haber sido cancelado por lo ocurrido. Brian Green, dueño del teléfono de Samsung, había apagado el Galaxy Note 7 como bien lo solicitó el capitán del avión, y se lo había colocado en el bolsillo. Poco después el dispositivo comenzó a echar humor, lo que lo llevó a tirarlo sobre el piso, el cual terminó quemando la alfombra, según comenta su compañero cuando volvió para retirar sus pertenencias. Esto resultó en la cancelación del vuelo 944 de Southwest Airlines.

Galaxy-Note-7-burned

Aportando más detalles sobre el asunto, el muchacho ha detallado que la batería del Note 7 se encontraba en un 80% de su capacidad y que lo había cargado mediante un cargador inalámbrico horas atrás. Además, lo que más preocupa, es que se trata de un Note 7 que había sido reemplazado, o sea, que disponía de una batería nueva.

Galaxy-Note-7-box

Esta es la caja del Galaxy Note 7 afectado, en donde se puede observar, por el pequeño cuadrado negro, que se trata de un modelo reemplazado.

Samsung había declarado en su momento, cuando todo este inconveniente con sus baterías se hizo público, que el problema se originaba por una errónea conexión entre el ánodo y el cátodo que se encuentran en las celdas de las baterías, y que el responsable de dicho error fue su subsidiaria SDI, quien estuvo a cargo del 70% de las baterías del móvil de alta gama. La firma asiática había reemplazado las baterías afectadas, pero por lo visto todavía hay algunas unidades que presentan un malfuncionamiento.

No se han reportado heridos, pero de todas formas el equipo se encuentra bajo investigación por parte del Departamento de Bomberos de Luisville. A su vez, Green ha reemplazado su teléfono con el recientemente lanzado iPhone 7.

Veremos si en los próximos días nos encontraremos con más reportes de esta índole o si se trata de un caso aislado.