Xbox One Microsoft Gadgets

Xbox One reseña: Todo en uno


En la comunidad gamer se habla de una maldición que afecta a las compañías (Nintendo, Microsoft, Sega y Sony) cuando lanzan su tercera consola. Una maldición que surge luego de vivenciar un periodo de éxito y ganancias sustanciales. Tenemos el caso de Sega Saturn, Nintendo 64, PlayStation 3, y, por ahora, Xbox One. Todas ellas comparten la particularidad de pasar por una situación turbulenta. En el momento que se escriben estas líneas no parece que la última consola de sobremesa de Microsoft le haya escapado a este destino.

Luego de haber lanzado su exitosísima Xbox 360 (consola que estableció a Microsoft como un serio jugador en un tablero ocupado por Nintendo y Sony), los muchachos responsables del sistema operativo más conocido del mundo decidieron salir a jugar de forma fuerte y arriesgada. Cometerían el mismo error por el que la PS3 tuvo que pagar varios años hasta recuperarse: Pedantería. Así es, no tuvieron mejor idea que salir a decir prácticamente “hey, si quieren jugar con mi consola lo harán bajo mis reglas, que, de hecho, no son nada simpáticas”. Pero si algo nos enseñó la revolución francesa es que no es otro más que el pueblo quien verdaderamente tiene el poder.

Pero vamos a dejar bien en claro que el sistema de juegos de Bill Gates es realmente excelente, técnicamente hablando. El problema aquí fueron sus desacertadas políticas que parecían pensadas únicamente para sacar de casillas a cualquier persona, aún si esta estuviera sedada. Luego del enorme grito en el cielo que pegaron los jugadores por todo el mundo (hasta youtubers fanáticos de la Xbox como Angry Joe), y encima que Sony aprovechó la situación para hacer todo lo contrario a Microsoft, a éstos no les quedó otra alternativa más que dar marcha atrás con todo lo que habían planeado.

Por si no sabes de lo que estoy hablando te paso a remarcar cada una de las pretensiones de Microsoft. Las controversiales políticas eran:

  • Los usuarios no podrían compartir los juegos (discos) entre amigos
  • La consola obligaba a los usuarios a conectarse a internet permanentemente para poder jugar, de otro modo no se podría (esto como método para evitar juegos de segunda mano).
  • Restricción regional
  • El Kinect debería estar conectado todo el tiempo (algo que atentaría contra la privacidad de las personas)

En serio, ¿qué se les pasó por la cabeza a estos muchachos? Pero como una película de Disney, la cosa tuvo su final feliz y gracias a los reclamos de la gente terminaron descartando todas las políticas descritas anteriormente para que de esta manera volvamos a enfocarnos en lo que más nos interesa, ¡los juegos!

Es en este contexto en el que la plataforma de Bill Gates hace su aparición en el escenario. La Xbox One pretende reunir todo el entretenimiento en un único sistema en donde los usuarios puedan jugar y mirar televisión en vivo, todo gestionado desde la consola  y por comando de voz, si lo prefieres. Con este concepto liderando la estrategia de Microsoft, la consola espera captar el interés, no solo de sus fanáticos, sino de la comunidad gamer en su totalidad. ¿Logrará captar la tuya?

Veamos entonces lo que tiene para ofrecernos y cuáles son sus características destacables.

Diseño

Para mi sorpresa, el sistema de juegos de los chicos de Redmond, presentado en el 2013, dejó de lado toda imaginación posible. Esto no es vital a la hora de elegir una plataforma, pero sin dudas la apariencia le agrega un cierto plus que enorgullece al dueño de este tipo de chiches. En las pasadas generaciones tuvimos un par de modelos que fueron más osadas jugando con diversas formas. Sin embargo en esta generación han optado por algo mucho más sencillo, simple, y hasta monótono, brindándonos un equipo que nos hace recordar a una VCR (no es ocurrencia mía, es algo compartido y explicitado por toda la web).

Xbox One Microsoft

Xbox One Microsoft

Xbox One Microsoft

La consola está dividida en su superficie con dos diseños. Por un lado tenemos el negro piano muy elegante, y en la otra mitad se encuentra una rendija que ocupa dicho espacio por completo. Y hablando de rendijas (o “aeroventilas” según Homero ¡jajaja!) éstas aparecen por toda la consola, tanto en los laterales como en la parte trasera. Por lo tanto, como verás, la máquina no corre peligro de calentarse. No es algo muy estético, pero por lo menos podemos dormir tranquilos en este sentido. Por último cabe destacar que su grosor es bastante considerable (casi el doble de la PlayStation 4) y ni siquiera lleva una fuente de alimentación en su interior. Esto se debe al tamaño de algunos de sus componentes internos que resultaron ser más grandes que, por ejemplo, los utilizados por su competidora.

Xbox One Microsoft

En el lateral izquierdo tenemos uno de los tres puertos USB 3.0 que tiene en su totalidad, un orificio para sacar el disco manualmente (en caso de que se quede atascado), y un botón de sincronización para conectar el mando inalámbrico. Atrás tenemos los dos puertos USB 3.0 restantes, la entrada y salida del HDMI, un puerto para el Kinect, Ethernet, salida IR y S/PDIF.

Características

Como hemos dicho, la consola es bastante robusta, y si la comparamos con la máquina de Sony se aprecia una diferencia notable entre estas dos, a favor de la última. Esto se debe a la falta de experiencia por parte de Microsoft en el terreno del hardware en contraste con Sony, además recordemos los problemas que tuvo la 360 con el RRD. Pero si de algo pueden estar tranquilos todos es que la nueva consola no se recalentará, de eso no tengas dudas. Después de lo sucedido en la generación pasada, las consolas de Miscrosoft son los aparatos electrónicos con menos emisión de calor ¡jajaja! Para eso le pusieron un ventilador de un tamaño considerable de 112 milímetros de diámetros que enfriaran no solo el procesador, sino también toda la casa ¡jajaja!

Básicamente la Xbox One trae consigo todas las funcionalidades anteriores pero mejoradas gracias a sus componentes capaces de procesar y manejar unos y ceros por aquí y por allá. Microsoft acudió a una de las más grandes compañías fabricantes de procesadores, el gigante AMD, para la fabricación de su APU específicamente diseñada para la consola. Recordemos que un APU (Acelerated Processing Unit) es un chip que combina la CPU y GPU en un solo procesador. Su CPU está conformada por dos procesadores Jaguar de 4 núcleos c/u, y trabaja a una velocidad de reloj de 1.75GHz, lo que la hace “más rápida” que la de su eterno rival. También tenemos que decir que Microsoft apostó por un set de instrucciones de la tan prestigiosa arquitectura x86-64.

En el caso de la One, su procesador gráfico de unos 1.31 TFLOPS y de 14 unidades de cómputo (2 deshabilitadas), resulta ser más compacto que en la PS4, pero esta decisión se debe a una preferencia por una mayor cantidad de memoria SRAM de 32MB dedicada a dicho procesador, aunque hasta el momento no resulta tan eficiente frente a la consola de Sony.   

Y no hay que olvidarse de su memoria DDR3 de 8GB unificada, característico en las consolas de Microsoft. De estos 8GB, 5GB son para los juegos y el resto para el sistema, lo que nos permitirá realizar dos actividades al mismo tiempo. Podemos alternar entre juego, película y TV, o podemos estar jugando mientras vemos televisión con la pantalla dividida. Ah, me olvidaba, todo esto controlado con tu voz.

Y una de las grandes novedades que será muy bien recibida por los fans de Xbox es la inclusión de una unidad… ¡Blu-ray! ¡Sí! ¿Tú también estás llorando? Venga un abrazo ¡jajaja!. Adiós al engorroso HD-DVD con juegos que venían en 3 DVDs como Final Fantasy XIII. Pero no solamente nos deleitaremos con los juegos sino que también disfrutaremos de ver películas en Blu-ray con una calidad de imagen exquisita en el formato 1080p.

Xbox Live

El servicio en línea tan aclamado vuelve con nuevas cosas interesantes pensadas para mejorar nuestra experiencia online. Pero antes de comenzar debes saber que el servicio de Live viene en dos versiones: Silver y Gold.

Silver: Esta es la versión gratuita que nos ofrecen como servicio básico. Con ella tenemos restringido algunos de los servicios, del cual la imposibilidad del multijugador es la de mayor relevancia. De igual manera podremos descargarnos contenidos, tener avatares, chat por voz (pero no Party Chat), Youtube, Twitch, canales de TV, etc.

Gold: Si quieres jugar en línea y demostrar de lo que estás hecho frente a tus amigos deberás hacerte con esta suscripción de pago (mensual o anual). Como si fuera poco cada mes nos regalaran dos juegos de enorme calibre como Assassins Creed II y podemos acceder y guardar partidas en la “nube” para continuar el juegp desde otra Xbox, como la de algún amigo nuestro. Esta es la versión definitiva en la que disfrutaremos de todo lo que Live tiene para ofrecernos

Para hacernos con el servicio Gold podemos comprar una tarjeta Live Gold desde la Xbox Store a través de PayPal o con las principales tarjetas de crédito, en donde descargaremos el código necesario, o podemos comprarlo desde nuestra tienda de videojuegos amiga. La suscripción por 1 año cuesta $60 dólares/euros.

Las novedades de las que te hablaba es la implementación de un nuevo sistema que selecciona jugadores para batirse a duelo en el multijugador llamado Smart Match. Esto nos servirá de modo que nos seleccionará un oponente que esté a la altura de nuestras habilidades, además de verificar su reputación como jugador, gracias a un algoritmo que se encarga de analizar nuestros patrones a la hora de jugar. Los muchachos de Microsoft salieron con una gran idea que permitirá pulir las habilidades de todos aquellos que disfruten de un buen reto.   

Live cuenta con una red de 300.000 servidores que nos permite jugar sin demoras gracias a que el multijugador está alojado en la nube. Y hablando de la nube, ahora podemos grabar las partidas en línea para luego subirlas y presumirle al mundo lo avezados que somos jugando*.

*Microsoft no se hace responsable de la habilidad y/o capacidad de jugar del usuario ¡jajaja!

Catálogo de juegos

La Xbox One ha conseguido hacerse con uno de esos exitazos vendeconsolas desde el comienzo de su salida. Estamos hablando de su juego exclusivo Titanfall. Encima mientras estoy escribiendo esto Halo 5 se está “horneando” para mediados del 2015. Entre los juegos exclusivos y multiplataforma se está gestando, una vez más, una biblioteca con títulos que mueven la voluntad de masas. Aquí te presento algunos de ellos:

  • Titanfall
  • Forza Motorsports 5
  • Ryse: Son of Rome
  • Dead Rising 3
  • Halo: The Master Chief Collection
  • Killer Instinct
  • Fable Legends

Forza_5-ONE-RIGHT

5rysee3cin102296

– 

Y solamente estamos hablando de exclusividades, pero tenemos excelentes títulos disponibles de las third partys como Metal Gear Solid V, Assassins Creed, The Evil Within, The Witcher 3, y un juego que se llama Call of… no me acuerdo ¡jajaja! Solamente por nombrar unos pocos. Será cuestión de ver con que otras exclusividades nos sorprenderemos a lo largo de esta generación.

Los juegos nuevos cuestan $60 dólares ($70 euros) y los tenemos disponibles en formato físico y/o digital.

Controles

Mando Xbox One

Nos encontraremos con el nuevo y espectacular mando inalámbrico al que le sometieron unas 40 innovaciones, según sus creadores. Si ya era cómodo en la 360, sus responsables nos prometen (y cumplieron) un mejor agarre gracias a su forma renovada, manteniendo el diseño característico. Su botones LT y RT están equipados con motores de vibración llamados “Impulse Triggers” que nos harán sentir los impactos y el agarre de las armas con mayor precisión, lo que aumenta la inmersión del juego. Un pequeño punto en contra en comparación con su modelo anterior está referido a los botones L y R, que ahora son como más rígidos al apretar (solo un poco).

Xbox One Control 2 (2)

Xbox One Control (2)

Xbox One Control 3 (2)

Microsoft ha prescindido de los botones “Start” y “Back”, y ahora nos presenta los nuevos botones “View” y “Menu”. Dichos botones presentan nuevas funciones que son manejadas por los desarrolladores de los juegos. Por ejemplo, en el caso del botón Menu, éste mostrará menús específicos tanto del juego en cuestión como también de las funciones del sistema Xbox. El botón View también brindara datos relacionados al juego y que dependerán de los desarrolladores la manera en como lo utilizarán. Por ejemplo podemos observar un mapa de un determinado título, mostrar la tabla de posiciones de un FPS, o mejorar la navegación en la interfaz de usuario.

Una cosa que me gustó mucho en el diseño fueron los sticks analógicos con una terminación especial en la goma que lo recubre para que no se resbalen los dedos (además le da mayor impacto visual). También hay que señalar que el mando está diseñado de manera que pueda ser utilizado por varios tipos de manos (en cuanto a tamaño) para que se sienta igual de cómodo para todos. Como yo no tengo las manos pequeñas no puedo asegurar esto, pero nunca hubo ningún reclamo sobre este aspecto, de hecho todo lo contrario gracias a su ergonomía.

Xbox One stick

Otra cosa que me ha parecido muy bueno fue la decisión de cambiar el aspecto de los botones “A, B, X, Y” por algo más, digamos, serio. O sea, realmente los botones de los controles anteriores no parecían de una consola para adolecente y adultos, y si a un control hecho por “Fisher-Price” (aunque haya muchos chicos de 8 años jugando al Call of Duty o Gears of War…). Aunque para mi gusto esos colores todavía siguen siendo un poco “chillón” (solo un poco), el aspecto del control se ha intensificado para mejor.

Xbox One botones

Y aquí viene una de las controversias que más polvareda ha levantado. El control de la Xbox One sigue con la idea de utilizar las dichosas pilas AA, y que, dependiendo de cuánto tiempo lo utilicemos, podríamos cambiarlo cada 3 semanas. La controversia se basa en el cuestionamiento de la gente que se pregunta cómo es posible que después de 8 años sigan empleando la misma tecnología cuando, desde la PS3, se utiliza una batería recargable que ya viene incorporada en el mando. De todas maneras tenemos el kit de “carga y juega” (que viene por separado) en el que nos ofrecen un cable USB y una batería recargable con el que podremos cargar el control mientras estamos jugando o cuando la consola está en stand-by.

Por último con su mini puerto USB 3.0 nos da la posibilidad de conectar unos auriculares como hemos visto en el DualShock 4.

Kinect

¿Y quién no podía faltar a la fiesta? El famoso Kinect del que muchos creen que es un plan de Obama para espiarnos a través de él. Y no es raro volverse paranoico cuando te enteras que el aparatito este puede detectar tu ritmo cardiaco, ver en la oscuridad, y encima escucharte mientras está en modo “siempre encendido”. Pero saliendo de esto, este aparatito nos hace sentir en una película futurista ya que con un simple comando de voz o un gesto con las manos, iremos seleccionando y accediendo a los menús y servicios. Por ejemplo, encenderemos el sistema con nuestra voz diciendo “Xbox enciéndete” o “Xbox apágate” (si, ¡en español!). Eso sí, trata de ser lo más claro posible porque puedes pasar del amor al odio cuando sea la 5ta vez que digas “Xbox enciéndete” y no pase nada ¡jajaja!

Xbox One Kinect

La cámara nos filmará con una alucinante resolución en formato 1080p, o sea, cosa que salgamos bien guapetones/as con lujo de detalles, y podrá reconocernos como los dueños legítimos a través de un reconocimiento facial. Además, por ejemplo, con la cámara podemos utilizar Skype para realizar teleconferencias con hasta tres personas. En cuanto al uso de los juegos hay que decir que se ha mejorado a la hora de seguir nuestros movimientos en títulos como Kinect Sports Rivals, pero esperemos que se le dé un mayor uso en cuanto a juegos “third-parties”, porque realmente es una tecnología que promete muchísimo y no hay duda de que esto es el futuro.

Conclusión

El hardware de la consola está pensado para dos cosas específicamente: Conseguir la mejor experiencia multimedia y no sobrecalentarse en el proceso. Y lo logró. Siendo técnicamente un poco inferior a la PlayStation 4, es lo suficientemente potente en materia de gráficos y procesamiento como para que esta diferencia no se note. Y una vez más, la decisión de adquirirla dependerá de sus exclusividades que ya vienen sonando muy fuerte. Con su servicio de TV en el que podremos jugar y ver nuestros programas favoritos, más su sistema de control por voz y gestual (opcional) a través de Kinect, la Xbox One logra brindarnos un sistema imposible de ignorar, aun en caso de poseer una PS4.

 

Evaluación

Rendimiento 92%
Gráficos 93%
Catálogo de juegos 88%
Online 97%
Controles 95%
Comentario final

Microsoft supo enderezar el barco a tiempo retractándose de sus políticas originales, ofreciéndonos un excelente sistema de entretenimiento en el que incorpora muchas funciones interesantes. Con juegos impactantes y de todos los géneros, y con un precio muy accesible en el mercado, tenemos a nuestra disposición una consola que dará que hablar... para bien.

Puntuación total 93%
Puntuación de lectores
1 votos
60